Sexo Liberal

Desde hace unos años, debido también a una mayor influencia latinoamericana, en España es más frecuente conocer-ver-pertenecer a algún tipo de relación sexual liberal.

¿Qué es el sexo liberal? 
Entendemos como sexo liberal aquél en el que se aplica un comportamiento desinhibido, sin condicionamiento por la moral sexual dominante o porque tengamos una adicción sexual. No tiene nada que ve. Ser liberal es una manera de pensar, vivir y sentir, dentro y fuera del sexo.Para ser liberal hay que vivir desde un concepto de libertad, respeto, sin basarse en conceptos pre-instaurados (fidelidad, entre otros), no hay nada prohibido ya que los límites los dibuja la pareja de forma conjunta, para no faltarse el respeto mutuamente.Además en muchas relaciones liberales, hablando de parejas, la fidelidad no se presupone obligatoria o dicha línea de infidelidad se acorta, por no decir inexistente, mientras se sea conocedor/a de dichos actos. 
Para poner un ejemplo, tenemos una pareja sexual, a la que también amamos pero que ambos aceptan tener sexo con otras personas siempre y cuando antes sea notificado o demostrada la intención.En este tipo de relación, l@s amantes del sexo fiel y de “única vía”, así como si se es una persona celosa, no es la mejor opción para mantener una relación. 

¿Qué es el mundo Swinger? 
Sexualmente denominamos como Swinger aquella pareja que tiene sexo con personas ajenas a la relación, no confundamos con un intercambio de parejas, sin que la relación se merme a causa de ello.Prácticamente, si es que no lo son, ser Swinger y Liberal dentro de una pareja es casi lo mismo. Se necesita respeto y mucha comunicación para que este tipo de relación funcione y perdure, así como la ausencia de celos o desconfianza. La leve diferencia que puede haber es que algún integrante de la pareja liberal tenga relaciones sexuales de forma inesperada y sin consultar a la pareja, mientras que los swingers ya planean dichas quedadas o, en caso contrario, primero se habla y se pacta si se procede a un acto sexual con otra gente. 
 
Para cualquier caso, repetimos, la comunicación dentro de la pareja, confianza ciega y la seguridad de que los sentimientos son mutuos son aspectos vitales para no acabar dañado/a. Por no decir complicidad, morbo, y diferenciar el compartir con poseer. 
Seguramente no entiendas este tipo de filosofía en este preciso momento, lo que es tuyo es tuyo y no tienes-sientes-quieres esa necesidad de compartirlo. En tal caso, tampoco te preocupes, no hemos nacidos por igual, como ya habrás comprobado. 
Las parejas swingers son parejas muy consolidadas, con una gran comunicación que empiezan un camino de experimentación, que viven la excitación de los primeros encuentros, dar rienda suelta a su imaginación, pero siempre compartiéndolo con tu pareja. Esa comunicación reaviva el deseo, intensifica la intimidad y refuerza el vínculo.
Pero no es algo sencillo. Dar rienda suelta a la imaginación es una cosa, y otra muy distinta es llevarla a buen termino. 
 
Así por encima la diferencia que hay entre ambas podria ser, tomando como ejemplo una relación sexual inesperada con alguien ajeno a la relación, la siguiente:
 
– Liberal: Comunicado a la pareja que se acostará con un/a extraño/a. Ya sea antes del sexo o justo después de tenerlo.
 
– Swinger: Pactado y/o comunicado (con aprobación) con la pareja para acostarse con esa persona. 
Debo destacar que esta última reflexión es personal, no es una crítica ni una definición.

Pasos para una relación inusual 
Explicaremos, de forma breve, cómo adentrarse en cualquier de los dos tipos de relación sin salir perjudicado/a.

 
1.- Informar del interés del cambio del gusto sexual hacia el mundo Liberal o Swinger, con motivos claros y enfocados como algo que disfrute la pareja, como un juego. No por ausencia de placer en la pareja. No presionar en el tema si la pareja está pensando o le desagrada el asunto, evitad también chantajes.
 
2.- Una vez aceptado porque a ambos os apetece-atrae, nada de ser forzado o “porque tú quieres”, sería conveniente acercarse a un local especializado y ver qué se cuece. Sin obligarse a la pareja a tomar contacto físico con las personas que se interesen por vosotros.
 
3.- Antes de participar debería hacerse un pacto entre la pareja, sobre lo que se está y no se está dispuesto/a a hacer en ninguno de los casos: posturas, prácticas, protección (preservativos, etc) y que se está dispuesto/a a ver hacer a tu pareja. Así evitaréis cualquier situación incómoda y nadie se sentirá excluido.Otra forma de decirlo muy clara: marcad los límites de cada uno en cada una de las posibilidades de contacto, respetando las del otro claro está. 
Y recordad: nada de presiones.
 
4.- Una vez aclarado los tres primeros puntos ya estáis listos para acudir a un local swinger-liberal y cometer fechorías. Las primeras veces los nervios y el miedo es muy normal, pero ahí la gente está para lo que está y no van a intentar joderos el ambiente, ya que ese local vive del buen rollo de las experiencias.Lo más importante es que os dejéis claro que estáis juntos y que podéis contar el uno con el otro y que en el momento que uno no disfrute, no sienta el morbo, ese juego cesará.

Si estáis cómodos, jugad a provocaros y a provocar a que la gente se acerque: miradas seductoras, abrir el escote, quitaros ropa, jugad a seducir, besaros…En estos locales el sexo es natural, así que no sorprendáis si veis a gente teniendo sexo oral en la barra de las copas. Ahí lo importante es no molestar y no ser molestado.

 
5.- Al llegar a casa, compartid la experiencia con naturalidad, recordad los momentos morbosos, divertidos…dejad atrás los percances sufridos (si es el caso) pero sí alertad si se ha sentido incomodidad en algún tipo de relación y momento durante las relaciones sexuales compartidas.

DECÁLOGO SWINGER
1. No te involucraras sentimentalmente en otras parejas. Respetaras las otras parejas.
2. No significa no. Respeta un no sin pedir explicaciones.
3. Que una pareja se acerque a vosotros, no significa que lleguen al final, respeta la decisión de retirarse.
4. Nunca por ningún motivo ejercerás presión sobre nadie para obligarle a Swingear.
5. No hablarás del estilo de vida Swinger con personas que no hayan manifestado interés alguno al respecto.
6. Protegerás el anonimato de las personas Swinger y siempre utilizarás seudónimos.
7. Cuidarás al máximo tu higiene y apariencia personal.
8. No hagas nada que desacredite o dé mala fama al estilo de vida Swinger.
9. Sé amigable con tus amistades Swingers, pero nunca invadas territorios que pertenecen a su pareja.
10. Practica el sexo seguro, utiliza el condón y todo aquello que proteja tanto tu salud como la de los demás.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado.
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s