El Alemán

Bandera_Alemania

La semana pasada estuvimos hablando de una práctica sexual, el noruego, y hoy siguiendo la línea os traemos otra.

Ella debajo, él encima. El viejo número de siempre… La forma correcta de denominar está práctica sexual es el misionero, pero quien quiera usar el nombre según las nacionalidades, que diga “alemán”.

Esta postura es un auténtico clásico. Se considera sencilla, cómoda y fácil. En esta posición existe mucho contacto entre los cuerpos del hombre y la mujer, se puede mirar a los ojos de la pareja e intercambiar besos apasionados. Al mismo tiempo, la mujer puede rodear con sus piernas al hombre y guiar su penetración. Además tiene las dos manos libres para estimular a su pareja o a sí misma.

Pese a todas las ventajas, tener sexo en “alemán” suele tener un regusto aburrido. La libertad de movimientos para ambos amantes es muy reducida. A la larga esta postura sexual resulta monótona. ¿Acaso son los alemanes poco imaginativos en la cama? Obviamente, habrá de todo. Además, la postura del misionero, es la favorita en Europa y Norteamérica.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s