Dejar de Fumar

marijuana_by_shutupandlstn15

                                                           Una          sumisa          tiene          muchas          obligaciones.          Debe          en          primer          lugar          comprenderse,    respetarse     y   aceptarse   tal   como   es,   superar     la   tentación   de   devaluarse   a   sí   misma   viéndose   a    través    de    los    prejuicios    que    ha    dejado    atrás.        Si    consigue    eso,    ha    cruzado    el    umbral    para    poder    comenzar    con    su    aprendizaje    sin    cuestionarse    a    cada    paso    no    tanto    el    por    qué    de    lo    que    hace,    que    siempre    ha    estado    en    su    interior,    sino    el    “¿realmente    he    llegado    hasta    aquí?”    que    la    sume    en    perplejidad    y    orgullo.    

                                                           Confío    mucho    en    ti,    Aisha.    De    una    forma    que    no    resulta    fácil    de    explicar.    Confío    en    que    avanzarás      y    darás    pasos    hacia     mí.    Confío    en    que     aprenderás          con    diligencia     lo    que     trate     de    enseñarte,      pero    también    y    sobre     todo    en    que     aprenderás    por    ti    misma     las    cosas    que     nadie    puede       explicarte;     Que     el      respeto     que     te     merece     tu     Amo     no     nace     de     su     infalibilidad     o     su    omnipotencia.     Que   tus   errores   no     son     irreparables   por   duro     que   sea   el   castigo     siempre   que    demuestres      a    tu     Amo     que    puede    confiar    en     ti.    Que    el    coraje    de    entregarte    como     sumisa    te    hace         inmensamente       valiosa       a       los       ojos       de       tu      Amo      y       a       los       de       cualquiera       que       aprecie       la    personalidad,       la     inteligencia,     la     complejidad     y     contradicciones     a     que     haces     frente     y     que     te    enriquecen.    Que    tu    Amo    también    duda,    también    es    contradictorio,    también    es    humano,    y    que    sin    embargo    siempre    puedes    confiar    en    que    te    guie,    te    eduque    con    mano    firme    y    te    proteja. 

                                                           Has   estado   mucho   tiempo   sola,   gatita.   Es   normal   que   huelas   bien   en   la   distancia   a   los    extraños    antes    de    acercarte    a    husmear    la    palma    de    su    mano.    Cuando    su    aroma    te    sea    familiar    y     agradable,   su   voz   tranquilizadora,   cuando   sientas   el   deseo   de   notar,   tibias,   las   manos   de   tu    Amo     en     tu     lomo,   acariciándolo     y   tomando     posesión     de   ti…   Cuando    eso     ocurra,   Aisha,   debes    acercarte     despacito   pero   con   la     cabeza     bien   alta,   con   seguridad   y   aplomo,   y   ronronear   entre    sus    piernas      pidiéndole    ser    suya.                                                          

Las  partes    más    importantes    de    tu    personalidad    como    sumisa    sólo    se    desarrollarán    a    lo    largo       del      tiempo     y     de     tus     conversaciones     con     tu     Amo     y     contigo     misma     en     un     proceso     de    realimentación    inevitable    que    sienta    las    bases    mismas    de    tu    domesticación.       

En   cuanto   al   contenido   concreto   de     tus   primeras   lecciones,   sin   embargo,   he     querido    que    sea    tu    primera    tarea    reflexionar    sobre    ello.    Poner    tu    fantasía    al    servicio    de    tus    deseos    para    crecer    a    medida    que    abres    tu    alma    y    tus    deseos    a    la    mirada    curiosa    de    tu    Amo.    Escribirás    esas    escenas    hasta    que    considere    que    estás    preparada    para    dar    el    siguiente    paso,    y    espero    que    seas    diligente    y    les    dediques    el    esfuerzo    que    merecen.    

                                                           ¿Qué     es,     pues,     este     regalo?     Puede     ser     muchas     cosas     a     la     vez;     Un     terrón     de     azúcar    como     anticipo   de   una   recompensa   mayor.   Una   penúltima   advertencia   si   aún   no   te   has     dado    cuenta    de    que    has    sido    una    incauta    llegando    hasta    aquí.    ¿Una    promesa    de    futuro?    

                                                           No   voy   a   ponértelo   tan   fácil,   gatita.   Parte   de   tu   educación   consistirá   en   demostrarme    que    eres    tan    inteligente    y    despierta    como    creo    que    eres.    Sé    que    lo    harás    bien.    Pronto    veremos    qué     crees   que   significa   esta   pequeña   escena   que,   en     un     presente   atemporal   que   espero     sin    embargo    que    esté    cercano.    

                                                           Ya     casi   es   difícil   entender   qué   eras   antes   de   ser   mía.   Pocas   semanas   y   parece   lejana    cualquiera      de    las     ideas     que    dabas     por    sentadas     antes     de    comenzar    tu    educación.    ¿Cómo    es    posible?    ¿Cómo    has    llegado    a    estar    deseando    que    tu    Amo    separe    por    fin    los    dedos,    y    comience    una    nueva    prueba?    

                                                           Estás   arrodillada     sobre   una     alfombra     de   dibujos   geométricos.   La     mesa     de   madera     que    suele    ocuparla    ha    sido    apartada    a    un    lado,    y    sobre    ella    descansan    algunos    objetos    ya    familiares    para    ti    en    el    uso    cotidiano    que    de    ti    hace    tu    Amo.    Algún    otro    es    menos    habitual    de    significado    incierto.     Estás   acostumbrada   a   verlos   entrar   y   salir   de   la   colección   sin   que   eso   signifique   que    por    fin    serás    estrenada    en    su    uso,    aumentando    tu    ansiedad    por    desconocer    si    serán    utilizados    alguna    vez,    o    cuando.    Y    la    caja.    

                                                           Una   caja   sencilla,   sin   nada   de   especial.   Una   caja   inocente   con   una   interrogación   en   la    tapa.    Una    caja    que    se    ríe    de    ti    desde    su    simplicidad    de    cartón    y    papel.    Una    caja    que    te    dice:    no    necesito    ser    de    madera    vieja    de    caoba,    no    necesito    grabados    que    me    recorran,    no    necesito    una    llave:     puedo   hacerte   estremecer   sin   más   que   la   duda   oculta   en   mi     interior.     La   caja   casi     nunca    se     abre,   pero   siempre   está   ahí.   De   hecho,   la   caja   sólo   se   ha abierto   dos     veces,   pero   tratas     de    alejar    de    tu    mente    esos    recuerdos.    No    puedes    permitirte    distracciones    que    te    hagan    perder    la    concentración    y    fallar    a    tu    Amo.    

                                                           Estás  arrodillada,    sí.    Y    desnuda.    Estás    en    posición    de    espera;    de    ella    sólo    has    aprendido    el    nombre.    En    tu    primer    encuentro    con    tu    Amo    fue    evidente    para    ti    que    era    la    única    forma    de    expresar    plenamente    tu    humilde    disposición    a    obedecerle.    Las    manos    atrás,    bajando    a    lo    largo    de    tu    espalda,    con    las    palmas    algo    abiertas    y    relajadas,    la    espalda    erguida,    altiva,    con    tus    senos    demostrando    su    belleza    y    tu    orgullo    por    ofrecer    tu    cuerpo,    la    vista    sin    embargo    baja,    la    barbilla    apoyada    en    tu    pecho,    todos    tus    sentidos    alerta    pero    sin    mirar    a    los    ojos    de    tu    Amo    hasta    que    él    se    dirija    a    ti    en    esos    términos.    

                                                           Ahora  sólo    ves    sus    dedos.    No    podrías    perderlos    de    vista.    Deseas    que    se    apresure,    sentir    por  fin    el    primer    mordisco…    Pero    sabes    que    no    lo    hará.    

                                                           La  prueba    parece    fácil.    Las    reglas    son    sencillas,    quizá    demasiado.    Puede    que    eso    sea    lo    más    inquietante,    es    demasiado    fácil.    Tu    Amo    ha    decidido    que    dejes    de    fumar,    pero    el    esfuerzo    de    voluntad    no    basta.        

 “Voy     a   grabarlo   en   tu   mente,   zorrita.   Cada   vez   que   lleves   un   cigarro   a   tus   labios   recordarás    esta     tarde     y    te     sentirás    culpable     por    estar    a     punto    de     decepcionar    a     tu    Amo.    Devolverás    el    cigarrillo     con   un   “gracias,   lo   he     dejado”,     y   una   sonrisa,     y   pensarás   en   si   no   merece   acaso   tu    Amo    que    le    obedezcas    también    cuando    no    está    mirando.”  Esas    fueron    sus    palabras.    

Para     conseguir   eso,   tan   sólo   tienes   que   sostener     un   cigarrillo   entre   tus     labios     durante  la  sesión.    Nada    más.    No    puedes    dejarlo    caer    en    más    de    tres    ocasiones,    o    de    lo    contrario…    

La       pinza       se       cierra       por       fin.       Sientes       una       pequeña       mordedura       en       tu       pezón.       Duele    ligeramente,     pero   sabes   que   el   placer   llegará     en   cuanto   tu   mente     libere     las   endorfinas   que     ya    está     sintetizando.   Una   segunda   pinza,   una   tercera   y   luego   otras   tres   en   tu   pecho   derecho.   De    un     pecho     a    otro,    una    cuerda    cuya    función     aún     no     alcanzas    a    adivinar.    Esperas    que    sea     sólo    decorativa.    

Esas    son    las    normas,    zorrita.    Nada    más.    Tu    Amo    va    a    usar    su    juguete,    tu    Amo    va    a    follarse    su    juguete,      tu    Amo    hará    de    ti     lo    que    quiera,    y    tu    sólo    tienes    q    mantenerte    quietecita,    ser    una    gatita     buena   y     mantener   este     cigarro   entre     tus   labios.   Deberías   estar   agradecida,   Aisha,   te     lo    pongo    muy    fácil,    ¿no    es    cierto?  

                                                           Asientes  levemente    con    la    cabeza    (en    realidad    se    trata    de    juntar    aún    más    tu    barbilla    a    tu         pecho,       hacerla       descender      sin       alzar      los       ojos),       puesto       que       no       estás       segura       de       si       estás    autorizada     a     hablar.   Mejor   no   correr   riesgos   innecesarios   aun   cuando   desees   dar   las   gracias   a    tu    Amo    por    tomarse    tantas    molestias    por    tu    bienestar.    

                                                           Las    seis     pinzas     están     en     su     lugar     y     poco     a     poco     notas     como     te     acostumbras     a     su    presencia.    Tu    Amo    comprueba    con    suavidad    que    todas    están    firmemente    ancladas    en    tu    carne,    y       tira        levemente        de        la        cuerda        q        las       une        haciendo        estirarse        tus       pezones.        Por        fin,        con    movimientos     lentos,   alcanza   tu   bolso   sobre   el   pequeño   sillón   rojo   q   ocupa   una   esquina   de   la    habitación    y    saca    de    él    un    paquete    de    cigarrillos.    

                A     partir     de     hoy    no     necesitarás     esto,     gatita.     Voy     a     sacar     tres     cigarrillos,     tus     tres   últimos  cigarrillos.     Ya   sabes     que   bajo   ningún   concepto   debes     separar   los     labios     y     dejarlos     caer.   Si   el  cigarrillo    que    tu    Amo    ha    puesto    en    tu    boca    toca    el    suelo,    serás    castigada.    

    Si   rompes   el   cigarrillo,   putita,   serás   castigada.     Intenta   alejar   la   tentación   de   apretarlo   entre    tus    dientes    si    no    puedes    ahogar    algún    gemido,    puede    que    no    lo    vea    en    ese    momento,    pero    te    arriesgas    a    romper    el    filtro.    Es    un    juego    peligroso,    porque    quién    sabe    si    podrás    sujetarlo    entre    tus    dientes    sin    que    de    repente    tu    Amo    haga    algo    que    te    haga    cerrarlos    fuertemente…  

                                                           Coloco     el   primer   cigarrillo     en     tus   labios   secos   por   los   nervios.   Acompaño     el   gesto     con    una     caricia   en     tu     mejilla,     breve   y   suave   con   el   dorso   de   los   dedos;     luego   se   deslizan   hacia   tu    cuello,    mi    palma    en    tu    mentón,        y    mi    pulgar    recorriendo    tu    pómulo    desde    tus    ojos    asustados    a    la    comisura    de    tus    labios…    

                                                           Y    no    lo    ves    venir.    Con    un    solo    movimiento    de    muñeca    la    caricia    se    ha    transformado    en    una    bofetada.    Has    vuelto    la    cara    a    un    lado    y    hacia    abajo,    en    parte    por    el    impulso,    en    parte    por    el          reflejo        de      alejarte      del        golpe.        Si        al        menos        tu        Amo        hubiera      avisado,        podrías        haberte    mantenido    firme    y    con    dignidad,    pero    te    ha    sorprendido    y    estás    furiosa    contigo    misma    por    no    estar    más    atenta    cuando    has    sido    advertida    expresamente.    Era    una    caricia    tan    dulce    en    la    piel,    todo       parecía     tranquilo,     y…     Evalúas     la     situación:     tu     mejilla     izquierda     pica     ligeramente     y     ha    enrojecido,    pero    en    realidad    en    todo    tu    rostro    se    refleja    el    rubor    por    lo    humillante    de    tu    falta.    No     te   atreves   a     alzar   la     vista,   pero   has   visto   antes   la     sonrisa     que     imaginas   en   el   rostro   de     tu    Amo,    mezcla    de    diversión,    cariño    y    dureza,    la    que    se    le    dibuja    cuando    sabe    que    piensas    a    toda    velocidad    y    tratas    de    aprender    algo.    ¿Y…    dónde    está    el    cigarrillo?    No,    no,    no    puede    ser…    

                                                           Un  cigarrillo    solitario    te    acusa    desde    tu    rodilla    derecha.    Has    debido    soltar    un    suspiro    de    sorpresa       (“¡no     puede     haber     sido     más     de     un     suspiro,     ni     siquiera     lo     he     oído!”)     al     recibir     la    bofetada     y   lo     has   dejado     caer.   “Dios,   el   primer   fallo     y   no   he   hecho     más   que   empezar.   Esto     no    va    del    todo    bien.”    

   ¿Ya    has    olvidado    las    normas,    Aisha?    ¿Cuánto    ha    durado    en    tus    labios?    ¿Quince    segundos?    Te    he        dicho     que      estés      muy      atenta      y      en     lugar      de      eso     has      alzado     los      ojos      para      mirarme,      has    empezado     a     sonreír,   quizá   ni   siquiera   te   has     dado   cuenta,   y   has     olvidado   mis     órdenes.   Dime…  

¿Qué    voy    a    hacer    contigo?    –    Mientras    tanto,    el    segundo    cigarrillo    llega    a    tus    labios.    

                                                           Tras   unos   segundos   de   silencio,   vuelves   a     sentir   las   caricias   en   tu   rostro,   y   como   van    bajando    por    tu    cuello,    tu    clavícula,    hasta    tus    pechos…    Una    pequeña    presión    en    cada    una    de    las    seis    pinzas    que    te    hace    recordar    muy    bien    dónde    han    mordido    tu    piel,    y    un    golpe    seco    y    rápido    en    cada    pecho    que    los    hace    erguirse    aún    más    orgullosos.    Tras    ellos,    un    pequeño    peso    sujeto    a    un    arnés    diminuto,    que    suspendo    de    la    cuerda    que    une    tus    pezones,    tensándola.    

    Esto   hará     que   estés   más   atenta,   Aisha.   No   puedo   ser   yo   siempre   el   que   tire   de   tu   correa…    Dejemos    que    la    gravedad    haga    su    trabajo,    ¿no    te    parece?      

                                                           Mis  manos    en    tus    hombros    te    guían    mientras    cambias    de    posición.    Gateas    brevemente    hasta     el   sofá,   donde   tu     Amo     se   sienta,   y   te   inclinas   sobre   sus   rodillas   levantando     tus   nalgas   y    dejando     la      cabeza      caer.      Tienes      que      echarte      un     poco     más      hacia      delante      de      lo     que      sueles    hacerlo,     porque   las   pinzas   se   interponen   entre   tu   piel     y   la   de   tu   Amo,   y   temes   dañarle,   y   al    hacerlo     el     peso     vuelve     a     caer     y     sientes     una     intensa     punzada     de     dolor     en     ambos     pezones…    Realmente    las    pinzas    empiezan    a    decirte    que    no    debes    olvidarte    de    ellas.    

                                                           Con     los     ojos     cerrados,   disfrutas     de   las     caricias     de   tu   Amo   por   tu   espalda,   tu   pelo..   De    sus    manos    tibias    en    tus    caderas,    bajando    por    tus    muslos,    subiendo    hasta    tus    nalgas,    y    suspiras    entre     dientes    sin    soltar    el    cigarrillo    cuando    sus    dedos    comprueban    la     calidez    de     tus    muslos    empapados,      se     asoman    casi    a     los    labios    de     tu    coño,    y    no    te     atreves    a     moverte     para     ir    a     su    encuentro,    pero    no    hay    nada    que    desees    más…       

                                                           Hay  una    sensación    nueva.    Es    algo    más    áspera,    aunque    no    fría.    Notas    madera    contra    tu    piel,     una   textura   inconfundible,    una    superficie    ovalada    que    recorre    tus    nalgas.    Se    detiene,    y    hace        presión,      justo     en     la      deliciosa      línea      que      separa      tus      muslos      de      tus      nalgas.      Se      detiene    durante    unos    segundos    eternos    y    contienes    la    respiración.    Y    se    separa    y    golpea.    

                                                           En  ésta    ocasión    estás    preparada.    Recibes    los    azotes    con    agradecimiento,    y    escuchas    las    palabras    de    aliento    y    de    admiración    de    tu    Amo    mientras    observa    como    aguantas    estoicamente    y     tus    nalgas    van    enrojeciendo.    Primero    la    derecha,    con    un    marcado    tono    rosa    en    forma    de    corazón     que   siento   ganas     de   morder,   luego   la   izquierda,   y   luego   dos     corazones     más     de   rubor    en    tus    muslos.    

                                                           Las  sensaciones    son    ya    muy    intensas    y    casi    has    olvidado    por    qué    no    puedes    emitir    más    que     gemidos   ahogados,   aunque   tratas   de   concentrarte   en     la   única   tarea     que     realmente     se     te    ha     asignado.   Los   azotes   siguen   a   un   ritmo   casi   uniforme,   a   veces   en   grupos   de   tres,   de   cinco,    marcando     compases,   marcando   silencios,   como   una   melodía   que   te   empieza   a   transformar   a    medida    que    las    endorfinas    inundan    tu    cerebro    y    te    dejas    llevar…    

                                                           Algo    redondo    y    suave    ha    entrado    sin    avisar    en    tu    coño,    de    una    vez,    hasta    el    final,    y    has    vuelto    a    gritar.    No    sabes    donde    ha    acabado    el    cigarrillo,    ni    te    importa.    El    orgasmo    ha     sido     profundo,   inesperado,   y   no     puedes   pensar   en     nada   más   por   un     segundo.   Tus   piernas    tiemblan,      el    picor     de    tus    nalgas    es    otra    fuente    de    placer,    el     objeto    en    tus    entrañas    te    hace    estremecer       y     sabes     que     si     no     estuvieras     tumbada     sobre     mis     rodillas caerías     al     suelo     para    dejarte    llevar…                

    Espero   que   lo   hayas   disfrutado,   gatita…   Has   dejado   caer   el   segundo   cigarrillo.   Al   menos,   que    haya      merecido     la    pena,    porque    sólo     se    te    permite    dejarlo     caer    tres    veces.    Te    queda     una,    y    después…       Después     no     sabemos     lo     que     pasará.     Yo     también     me     guardo     algunos     ases     en     la    manga,       y    además,    gatita,    te    aprecio    mucho:    no    quiero    dejarte    sin    sorpresas.    

                                                           Tras      unos      segundos,      tratas      de      recomponerte.      Es      difícil      con     las      manos      atadas      a      la    espalda;    eres    consciente    de    tu    pelo    revuelto,    del    sudor    que    pega    el    flequillo    a    tu    frente    y    hace    que    brille    toda    tu    piel.    De    lo    que    no    te    das    cuenta    es    de    tu    propia    belleza.    Del    placer    atemporal    que       siento     al     verte,     fuerte     y     orgullosa,     en     esa     actitud     de     entrega     y     confianza.     Es     la     misma    ternura    que    se    siente    contemplando    a    una    mujer    dormida,    o    a    un    niño;    la    misma    paz,    el    mismo    deseo    irrefrenable    de    guiarte    y    protegerte.    La    sensación,    al    fin,    que    hace    que    yo    te    pertenezca    en    la    misma    medida    en    que    tú    me    perteneces    a    mí.    

                                                           Me  acerco    a    ti,    te    acaricio    el    pelo,    y    tiro    hacia    atrás    de    tu    pelo    y    te    miro    directamente    a    los     ojos   mientras   me   acerco   lentamente,   y   beso   el   pequeño   lunar   junto   a   tu   labio   superior,     y    acaricio    la    punta    de    tu    lengua,    apenas    asomada,    con    dulzura.    

Coloco  con    cariño    el    tercer    cigarrillo    en    tu    boca,    justo    donde    segundos    antes    sentías    mi    aliento,    y     te    indico    con    un    leve    gesto    de    mi    dedo    en    tu    barbilla    que    eleves    la    vista,    y     sostengas     mi    mirada    mientras    te    hablo.    

Nadie       te       ha       autorizado       a       tener       un       orgasmo,       gatita.       ¿No       te      parece      egoísta      e      ilegítimo    apropiarte     de     él     sin     permiso?     No     contestes,     no     te     he     dicho     que     hables.     Sé     que     no     era     tu    intención     desobedecer,   pero   también   se   puede   ser   traviesa   por   omisión,   y   tú   eres   propensa     a    las    faltas    de    atención.    

                                                           No   me   gusta   castigarte   cuando   no   tienes   la   culpa   de   tus   errores.     Al     fin   y   al     cabo,   ¿no    serías    también    merecedora    de    castigo    si    no    te    corrieras    cuando    tu    Amo    te    acaricia    y    te    lleva    al    orgasmo?    ¿Cuando    te    atraviesa    y    te    anima    con    sus    manos    a    disfrutar?    

Recordarás,         gatita,         lo       que         nos         ocurrió       hace         unas         semanas,         cuando      acabábamos         de    encontrarnos.    Entonces    huiste,    no    en    una    sino    en    varias    ocasiones.        Estabas    asustada,    perdida,    y     el   camino   a   recorrer,   desconocido,   ante     tus   pies,   se     te     antojaba     oscuro   y   lleno   de     peligros.    Por        mi      parte,      verte      así,      enfrentada      a      ese      momento,      sin      poder      ayudarte      más      que      con      mi    silencio,       resultó     doloroso     pero     necesario.     Sin     esas     semanas     para     reflexionar,     para     coger     la    perspectiva    suficiente    y    darte    cuenta    de    cuán    hondo    es  lo    que    la    ocasión    exige    de    ti,    no    podrías    dar    un    paso    necesario.    

    Ahora,     sin     embargo,   no     es   momento     para   las   dudas.   Ha   llegado     la   hora   de   la   fe,   de   la    confianza,    de    la    verdadera    rendición,    aquella    en    la    que    no    se    cede    nada,    sino    que    se    restituye    a    su    verdadero    dueño    lo    que    es    por    derecho    suyo.        

          Sé     que     te     da     vueltas    la     cabeza,    gatita…    También    sé     que,    en    el    fondo,    tienes    claro    lo    que    debes    hacer;    que    entiendes    que    no    hay    un    solo    castigo    sin    razón,    que    no    hay    un    solo    momento    en       tu     educación     que     sea     un     momento     perdido,     y     que     hasta     en     aquellos     en     que     te     sientas    frustrada,       en     que     te     sientas     furiosa,     asustada,     perdida,     o     descorazonada…     Incluso     en     ellos,    cuando    estás    deseando    sacar    las    uñas,    sentirás    que    hay    un    vínculo    mucho    más    fuerte    conmigo    que    todo    eso,    y    que    te    mueve    y    te    ata    más    allá    de    lo    que    imaginas    hoy.    Así    pues…    Hazlo.    

                                                           Veo   en   tus   ojos   un   brillo   de   comprensión,   y   la   emoción   de   saber   que   has   adivinado   lo    que     tu     Amo     espera   de   ti,   y   que   vas   a   hacerlo   orgullosa   de   ti     misma…   Lentamente   te   inclinas    mirándome         a       los       ojos       con       dulzura       hasta       bajarlos,       llegar       con       tu       barbilla       a       la       alfombra       y    depositar      muy    suavemente    tu     tercer    cigarrillo     en     el    suelo,    a    mis    pies….    Aceptando     de    buen    grado    el    pago    debido.    

Bravo,   Ari.   Has   hecho   lo   que   debías,   y   has   saldado   tu   deuda.   Aunque   te   haya   costado  

tu  último    “comodín”.    No    puedes    dejar    caer    el    cigarro    ni    una    vez    más.    Al    fin    y    al    cabo,    tú    fumas,    

¿no?    ¿Cómo    es    posible    que    te    resulte    tan    complicado    mantenerlos    en    tu    boca?   

Tienes     el   rostro   alzado,   conoces     mis     tonos     de   voz,   no   quieres     perderte   mi   sonrisa,   y    sonríes     conmigo    por    lo    tonto    de    la    broma.    Se    crea    un    momento    diferente,    un    instante    del    placer    de    compartir    un    comentario    simplemente    jocoso,    al    margen    de    lo    que    está    ocurriendo,    y    de    lo    que    te    espera.    

Inmediatamente       te       agarro       del       pelo       y       te       obligo       a       levantarte.       Lo       haces       con       cierta    dificultad.     Las   rodillas   te   duelen,   los   pezones   aunque   adormecidos   te   recuerdan     la   carga   que    soportan,    tu    cuerpo    estaba    ya    adaptado    a    la    postura.    Te    beso    con    suavidad    y    recorro    tu    cuerpo    con    mis    manos,    para    acabar    deteniéndome    en    tus    pechos.    Juego    don    las    yemas    de    mi    dedo    en    la     base,   tiro   con   suavidad   de   la   cuerda,   doy   mil     rodeos,   pero   los   trato   con   dulzura.     Un   beso    más    profundo    te    hace    cerrar    muy    fuertemente    los    ojos    y    dejarte    llevar    cuando    quito    la    primera    pinza.    El    dolor    es    muy    intenso.    Incomprensiblemente,    te    duele    mucho    más    al    retirarse.    Tu    piel    liberada      grita    su    presencia    inundando    tu    cabeza    con    el     fogonazo    de    las    agujas    que    parecen    atravesarte.    Las    otras    cinco    pinzas    que    le    siguen    no    son    mejores    y    pronto    estás    casi    a    punto    de    llorar,    sin    atreverte    a    implorar    que    tu    Amo    calme    tus    pezones    o    los    tome    en    su    boca    para    paliar    esos        segundos…      Sin      embargo,      es      lo      que      hace,      y      te      invade      el      agradecimiento      al      sentir      su    humedad,    su    calor,    la    presión    de    sus    labios    en    ellos    que    mitiga    tu    dolor…    

Está    siendo    muy    dulce    contigo    y    te    lleva    suavemente    al    sofá.    Te    tumba    sobre    él    con    tu    cabeza    en    sus    rodillas,    boca    arriba    y    juega    por    tus    costillas,    tus    pechos    ya    liberados    y    algo    más    calmados,     aunque   con   las     marcas     de   lo   que   les     ha   ocurrido.   Te   sientes   mucho   más   relajada,   y    cuando    comienza    a    hacerte    cosquillas    estás    a    punto    de    dejarte    ir    en    una    carcajada,    y     con  ella,    el    cigarrillo,    pero    lo    retengo,    prevenido,    en    tu    boca…    “Tengo    otros    planes    para    ti,    gatita”.    

A    continuación    te    coloco    a    cuatro    patas    en    el    sofá,    de    cara    a    la    pared,    a    la    altura    justa    que    sabes    que    me    gusta.    Inmediatamente    buscas    la    forma    de    elevar    tu    coñito    para    ofrecérselo    a     tu      Amo,      que      te      premia      con      suaves      azotes      en      tus      nalgas      aún     ligeramente      enrojecidas…    Escuchas       el     sonido     de     ropa     lanzada     al     sillón     rojo     de     la     esquina     y     bajas     aún     más     la     cabeza,    enterrándola    en    el    cojín,    anhelando    recibirme.    

No   tardas   mucho   en   notar   las   suaves   caricias   en   los   labios   mayores   de   tu   coñito,   mi    otra        mano     en     tu     pelo     y      tus      hombros,      preparándote,      el      glande      separándolos      suavemente,    lubricándose     en   tus   siempre   abundantes   flujos.     Sabes   que   estás   chorreando,   sabes   que   a   tu    Amo    le    encanta,    y    estás    orgullosa    de    estar    siempre    preparada    para    que    te    folle,    de    que    en    los    pocos        segundos      que      pueda     tardar     en     bajarte     las     bragas     tu     cuerpo     le     reciba     ya     con     tanta    calidez.    

Mientras  estás    perdida    en    estos    pensamientos,    casi    no    has    notado    la    mano    de    tu    Amo    enredando      y    haciendo    un    lazo    con    tu    pelo.    Tira     fuertemente    de    él,    y    eso     te    hace    gritar    de    nuevo     y    arquear    la    espalda,    todo     ha    ocurrido     muy    deprisa    y    ahora    un     dolor    desconocido     te    atraviesa      como      una      descarga      eléctrica      que      llega      hasta      tus      ojos,      de      los      que      caen      gruesas    lágrimas.    El    cigarrillo    ha    salido    despedido,    has    fallado    en    tu    tarea,    pero    nada    de    eso    importa…    

Sólo  esperas    que    lo    que    acaba    de    romper    tu    culito    virgen…    No    sea    sólo    la    cabeza.        

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s