La Multitud

Había  mucha    gente    en    la    calle.    Nada    extraordinario,    las    fiestas    de    la    Mercè    en    Barcelona    siempre    están    llenas.    Muchos    turistas,    calor    y    ropa    ligerita.    El    comienzo    del    Correfoc    siempre    crea    un    punto    de    tensión    nerviosa.    Gente    expectante    esperando    que    empiece    a    correr    la    pólvora    y    las    chispas    de    fuego    entre    la    multitud    y    mucho    guiri    que    no    sabe    la    que    se    avecina    y    va    tomándose    su    birrita,    como    si    estuviera    en    un    concierto.    

Cuando   se    abrieron    las    Puertas    del    Infierno    y    empezaron    a    lanzar    fuego    los    dragones    y    los    “diables”,        allí    estaba    junto    a    mí    una    rubita    no    muy    alta    pero    bien    redondeada,    veinteañera,    con    la    cámara    en    una    mano    y    la    cerveza    en    la    otra,    chillando,    muy    excitada,    acercándose    a    los    “diables”    para    retratarlos    entre    la    gente    y    luego,    cuando    caían    las    chispas,    retrocediendo    hacia    la    gente    y   allí     detrás    estaba    yo.    Me    acerqué,    ella    echó    hacia    atrás    y   su    ligero    vestido    blanco    corto    rozó    mi    mano.    Uff,    se    podía    intuir    su    piel    suavecita.    No    podía    tirar    atrás,    estábamos    comprimidos    por    la    multitud    y    mi    mano    acarició    su    dulce,    joven    y    redondito    culo.          

Ella    parecía    más    ocupada    en    sus    fotos    y    seguía    riendo    con    otros    dos    chicos    que    entre    la    multitud    se    acercaban    y    separaban.    Pasó    otro    dragón    cerca    y    ella    tuvo    que    echarse    para    atrás    sin    salida    posible    más    que    mis    manos.    Esta    vez    quise    tocar    su    piel,    le    levanté    un    poco    el    vestido    como    en    un    descuido    y    pude    palpar    sus    nalgas.    ¡Qué    delicia!    La    redondez    de    su    culo    y    un    tanguita    breve    en    medio.    No    me    reprimí    y    la    sobé    todo    lo    que    pude.    Ella    estaba    muy    excitada    con    el    espectáculo.    No    sé    si    ni    se    daba    cuenta    o    es    que    le    parecía    parte    de    la    fiesta    este    contacto    tan    íntimo.    

Repetí  el    acercamiento    varias    veces.    Cada    vez    con    más    descaro,    le    levantaba    el    vestido    y    le   sobaba  el    culo,    recorría    su    tanga    y    hasta    le    insinuaba    un    dedo    en    su    coñito.    

Nuevamente  se    agolpó    la    gente    y    ahí    ya    con    todo    el    descaro    sujeté    hacia    arriba    su    vestido    y    ella    sacó    su    culo    hacia    fuera.    Cogí    su    tanguita,    lo    corrí    a    un    lado    y    mi    mano    asió    su    culo    fuertemente    dejando    los    dedos    libres    por    delante    para    acariciar    su    sabrosísimo    coño.    

Ella    no    paraba    de    hacer    fotos    y    agitarse    pero    ahora    sin    moverse    del    sitio,    aguantando    los    empujones.    Su    cara    seguía    mostrando    señales    de    nerviosismo    y    grititos.    Le    estaba    haciendo    una    buena    paja    entre    la    multitud.    Su    coño    estaba    bien    mojado.    Seguí    y    seguí,    vestido    arriba    y    bragas    a    un    lado,    con    mi    polla    bien    dura    insinuándose    en    su    culo    y    frotándole    su    clítoris    que    ya    era    como    una    piscina.    

El  dragón    se    acercaba    hacia    nosotros    echando    fuego.    Las    chispas    caían    entre    los    dos    mientras    yo    no    cedía    y    ella    se    agitaba    en    mis    manos.    Una    chispa    enorme    cayó    sobre    su    escote    en    el    momento    que    ella    lanzó    un    gritito:    “Mmmmm,    síiiiiiii”.    Se    estaba    corriendo    sobre    mi    dedo.    

El  movimiento    de    la    gente    asustada    nos    empujó    y    caímos    al    suelo.    Su    amigo    la    recogió.    Ella    sacudió  su    vestido    y    a    mi    la    multitud    me    aprisionó    y    se    me    llevó    hacia    el    otro    lado    de    la    calle.    

Cuando   conseguí    recuperarme,    la    vi    alejarse    con    su    vestido    blanco    cortísimo.   Creo    que    seguía    riendo  y    haciendo    fotos.    Se    llevó    un    buen    reportaje    de    las   fiestas.    

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s