Las Sesiones (III)

Sí, se está haciendo largo todo lo referente a sesiones y todo lo que conlleva. Supongo que es normal, es lo que más oirás en tu vida y más usarás para estar con un/a sumiso/a. Hemos estado hablando de las sesiones, los riesgos y de lo que un/a sumiso/a no quiere. ¿Has pensado porqué?

Muy sencillo: seguridad. Aunque no lo parezca, y quizá no lo hayas escuchado o leído antes de leer estas líneas, los bedesemeros (nos auto-denominamos así a l@s que practicamos el BDSM, algún nombre debíamos darnos. Pero aún así no digas ese nombre fuera de la órbita BDSM, pueden pensar que estás loca o eres una de “nosotros”) tenemos muy presente la seguridad. Incluso los que sufren un poco más (sadomasoquistas) toman sus precauciones de seguridad. Esto es diversión, no es para entrar y encontrar un camino directo al hospital o la tumba.

Tenía pensado hablarte del “Aftercare”, no es otra cosa que los cuidados que hay que tomar después de hacer una sesión. Pero luego he pensado ¿no hay que hacer algo antes también? Y he caído que no te he resuelto otros aspectos técnicos e importantes de una relación BDSM, además de resolverte más preguntas “típicas” de las mujeres que quieren entrar en la dominación o conocerla mejor sin que una mujer arraigada a sus creencias de que somos Satanás te obceque

¿Es seguro el BDSM?
SSC. Recuerda estas siglas y repítetelas a ti misma SIEMPRE. Es el diminutivo, o las siglas mejor dicho, de “Sano, Seguro, Consensuado”. O Sensato, seguro y Consensuado. ¿A que no te lo esperabas? Pues sí. Los/as que tenemos más fama de proporcionar placer y estar más locos somos los/as que más tenemos presente que TODO lo que hagamos debe ser:

  • Sano: No puede afectar a la salud de la persona en cuestión.
  • Seguro: Procurar que NADA pueda salir mal: prácticas, reacciones alérgicas, que no le afecte psíquicamente ni físicamente para el resto de su vida). Es decir, Prevenir todos los riesgos.
  • Consensuado: Ambas partes, o todas si hay más de dos personas, han de estar totalmente de acuerdo en que se acepta la relación y las prácticas a realizar en cada sesión. Él/la sumiso/a no exigirá nada que la AMA no sea vea capaz de hacer y viceversa.

Fíjate tú, incluso las escenas o relatos de violación que podrás haber leído sobre nosotros/as no es otra cosa que una fantasía escenificada sin ningún tipo de riesgo. Evitamos así los malos tratos o la violencia de género con esta línea divisoria.

Otro aspecto es el RACSA: Riesgo Asumido y Consensuado para prácticas de Sexualidad Alternativa. Este término es más novedoso, apareció en los años 90. El RACSA pone los acentos en la responsabilidad propia de los participantes en una actividad BDSM, responsabilidad informada y consensuada para evaluar y asumir los riesgos de dicha actividad.

Desde aquí no recomendamos nunca tener una sesión cuando se esté enfadado/a. La cabeza del dominante debe estar muy serena.

¿Cómo se hace el consenso?
Hay varias formas de estipular ese consenso entre AMA y sumiso/a. Ambas partes se aseguran de no vulnerar ningún aspecto de la otra persona evitando daño moral, violencia de género y todo este tipo de problemas que se encuentra en todo el mundo. Así comparar una sesión BDSM (pese a la violencia física y verbal que pueda haber, recuerda que está ACEPTADA) con una situación de malos tratos, violencia de género seria como quejarse de que te alumbre el sol, a ver si así alguien lo fulmina. Aunque no lo parezca, se hace el amor con el BDSM. Mucho más de lo que parece. Yo me quedé asombrada a los meses de empezar.

Las formas en que puede llegar a hacerse este acuerdo, el consenso, son muchas y variopintas. Voy a comentarte las que yo considero que son más lógicas, más sanas, seguras y que menos confusión pueda aportarte a ti y a tu futuro/a sumiso/a.

  • Antes de cada sesión, informar de lo que la Ama le gustaría probar y pactar con el/la sumiso/a los rangos de dolor, humillación y otros aspectos que considere que tu como Ama NO puedes sobrepasar. O dicho de otro modo, Establecer el cómo, el cuándo y el grado de las actividades que vayas a realizar. Puede cortarte un poco los ánimos si has planeado una sesión de mejoría y de repente te encuentras con que la mitad se ha ido al garete por sus miedos, límites…
  • Muchas parejas BDSM lo que hacen son Contratos de Sumisión. También nombrados “de Esclavitud” o “de Dominación”. No se trata de otra cosa que un contrato que cada pareja adapta, formula o inventa según sus gustos y que estipulan las normas, las acciones, la palabra de seguridad y los límites para la relación. Ahorrándose así el tener que hablarlo antes de cada sesión. Hay parejas en que la parte sumisa confía plenamente en la Ama y no le pone ningún obstáculo, confiando en que un solo aviso será suficiente para abandonar la práctica.

¿Qué son los límites?
Llevo rato hablando de normas, sesiones, gustos…pareciera que olvidaba de los límites. No. Si hubiera hablado de los límites antes te hubieras asustado o saturado. Te hablaré más extensamente más adelante. Ahora creo que es demasiado, aún estoy procurando en enseñarte a conocerte y conocer al/a la sumiso/a que quieras dominar. O Esclavo/a. Los límites no son otra cosa que las prácticas que una persona no acepta realizar (dando o recibiendo) en las sesiones ni en la relación BDSM. Hay varios tipos de límites, te los explicaré más adelante.

Para que te hagas una idea breve: a mí no me gusta para nada la Lluvia Dorada (sí, mearse en el cuerpo o la boca de alguien). Por mucho que mi sumiso me lo pidiera no lo haría. De la misma forma que él no acepta azotes demasiado fuertes en las plantas de los pies. En su caso no por el dolor, sino por los problemas que le puede degenerar debido a sus problemas de tobillos congénitos. Por seguridad.

Nunca estipuléis un límite solo por miedo o duda. El límite es lo que NO podéis soportar. Mi sumiso por ejemplo. Cuando hablamos de límites años atrás, soltó una frase que me dejó claro el concepto. Y creo que a vosotras también: Está lo que me gusta, lo que no me gusta y lo que no me gusta y no acepto. Eso último son mis límites. A él no le gusta el sexo anal (ni dar ni recibir), pero acepta darlo y recibirlo porque no le supone ninguna vejación, daño moral, físico, o sea violencia de ningún tipo.

¿Qué tipos de relación hay dentro del BDSM?
Esta pregunta me llegó hace un par de días. Mi respuesta: ¡Miles! De todas maneras creo que entendí su concepto y voy a intentar relatar de forma breve qué tipo de relaciones puede haber.

  • EPE: Cesión Erótico de Poder. Es todo lo que estamos hablando hasta ahora: actividades consensuadas, ceder la dominación a otra persona…
  • 24/7: Te suena esta palabra. Ya la he mencionado. No es otra cosa que el “EPE” pero las 24 horas del día los 7 días de la semana. Los que realizan esclavitud en vez de sumisión. Es lo único que los/as diferencia a grandes rasgos en cuanto a permisividad y control de poder. Que ellos/as lo ceden totalmente hasta que acabe la relación BDSM. Cada AMA/O y esclavo/a pactan todos los términos de la misma forma que un/a AMO/a y sus sumisos/as: como ambos quieran. Si no hay palabra de seguridad y otros términos, como puede pasar en una relación de sumisión, es la voluntad de ambos participantes. Pero de forma indefinida hasta que termine dicha relación.
  • BDSM/SEXO: No es una relación. Pero hay distinciones. Hay una parte de los/as bedesemeros que cree que NO hace falta tener sexo para ejercer la dominación. Y por otra lado, están los/as que consideran que sí debe haberlo. Nada está bien, nada está mal. Eso depende de cada una.
  • Polyarmonía: Concepto derivado y relacionado con el poliamor, que se define como un estado donde coexisten más de una relación íntima y simultánea, con el pleno consentimiento y conocimiento de todas las partes involucradas, enfatizando las esencias de honestidad y compromiso. ¿Qué quiere decir? Puedes ser AMA de más de un sumiso/a siempre que lo aceptéis. O como pasa muchas veces, que tu sumiso/a no sea tu pareja/marido/mujer pero que estén enterados de ello. Soy de la opinión que con la pareja es mucho más placentera. Eso, cada cual. Nada es bueno, nada es malo en la mente de cada una.
  • Servicio Profesional: No es otra cosa que la dominación erótica como profesión. Yo soy más de recrear escenas en que deba mi pareja pagar por mis servicios.

Hay otros tipos de dominación-sumisión. Se diferencian más dependiendo de los roles que adopten.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

2 comentarios en “Las Sesiones (III)

  1. Oye al final de la guia de dominación femenina, deberias hacernos un examen, para ver si estamos para aprobar selectividad, el master o tenemos que repetir curso. Yo voy a tener que estudiar mucho y practicar mas. Voy con retraso para llegar a final de curso bien. Jeje.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s