Diego

2750229v5734742

Una vez más, he podido darme cuenta que soy raro de una forma excéntrica, ayer comenzó mi día de lo más normal, en la universidad con mis clases de ingeniería, al parecer, creo que voy a suspender dos materia de cinco que llevo, simplemente a veces pienso que la ingeniería no es para mí, no sé si comentárselo a mi papá, pienso que no, puesto que tiene cáncer terminal, no quisiera darle más problemas, de cualquier forma, salí de clases a las seis de la tarde, después me fui a mi piso a conectarme al Internet, no dude más y me puse a ver paginas de personas usando pañales, solo el pensar en imaginarme yo con un pañal sentía como mi cuerpo se estremecía de placer y no solo eso, el sentir la textura del pañal tocando mis genitales era algo que me excitaba mucho, hay una chica en la universidad que me atrae, pero no solo su físico sino el trato que me da ella, puesto que lo hace de manera muy maternal, siempre cuando me masturbo viendo imágenes de personas en pañales, pienso en ella cambiándome el pañal, dándome biberón y dándome duchas de burbujas….en fin, cosas que hacía mi mamá antes de que se fuera de la casa, creo que esa parte de mi vida fueron las mejores, después vinieron los problemas, mi mamá se fue y mi papá nunca me prestaba atención, como hijo único que soy, no tuve con quien acercarme, creo que por eso soy una persona tímida, lo único que me reconforta es el acordarme el trato que me daba mi mamá cuando era más chico, era muy maternal conmigo, me dejó utilizar pañal hasta los seis años, incluso me dejaba dormir en una cuna, darme chupón y acariciarme, era una sensación placentera.

Ahora cada vez que imagino eso, me pone cachondo y más cuando imagino haciendo eso con esta chica, siento que me trata muy maternal conmigo, me acaricia la espalda, incluso una vez me llamó “bebé” y después se rió, no sé si lo dijo en broma o no, pero para mí fue algo tierno pero a la vez excitante y como estoy gordo, me dijo que era un “bebesote” y me gustó que me haya dicho eso, por eso, cada vez que me masturbo pienso en ella tratándome como un bebé, pero solo son fantasías, y a veces, son tan fuertes estos impulsos que ya no puedo más, tengo que hacerlo con alguien, he comprado accesorios de bebé por Internet, solo necesito a mi “mamá”, creo que lo voy hacer, ¡ya no puedo más!.

¡Por fin! Creo que al fin he conocido el máximo placer que he esperado toda mi vida, fue algo descomunal, pensé que nunca lo iba a presenciar algo así, me gustó, me gustó mucho.

Me levante tarde, no fui a clases, lo único que pensaba era en llevar mi fantasía a cabo, y de pronto, me llegó la idea, me conecté al internet y busqué en varias páginas de internet, prostitutas cerca de mi zona, cuando encontré una que me gustó, que coincidencialmente se parecía mucho a mi amiga de la escuela, no dude más, anoté su móvil y le llamé, al principio por su voz me pareció un poco seca yo estaba nerviosos puesto que era la primera vez que hacía algo así, pero en verdad quería hacer esto, empecé a tartamudear mucho pero logramos hacer el trato, quedó en llegar a mi piso en la noche, todo el día me la pasé limpiando mi piso, pensando en mil maneras en cómo decirle lo que quería hacer y también pensaba qué iba a hacer si ella accediera, empecé organizar mis cosas infantiles, fui a comprar pañales para adulto, puesto que, ya no tenía, todas me las había acabado en masturbarme cuando veía porno, así que, compré un paquete y listo, todo estaba listo para la noche, me preparé algo de comer y después tomé una siesta, estaba muy nervioso y a la vez excitado.

Por fin el momento que había esperado iba a suceder, me desperté media hora antes de que llegara la chica, me duché lo más rápido que pude, me vestí con una playera interior y una bermuda, me sentía muy cómodo, nervioso y excitado, estuve sentado en el sofá esperando, de repente, sonó el timbre, abrí la puerta y era ella, estaba vestida con un traje rojo, zapatillas de color negro, pintalabios rojo pasión, se veía muy atractiva, me quedé un poco paralizado al verle, tenía unos ojos que con el simple hecho de mirárselos me hundía en ellos, total que ella me dijo –“¿puedo pasar?”- yo le contesté –“si, por favor”-, entró a mi piso, dijo que era un piso muy bonito, yo le agradecí el cumplido, después fue directo al baño, yo la esperé en la sala, cuando salió, se sentó enfrente de mí, fumando un cigarrillo, fue ahí cuando le dije –“es mi primera vez que hago esto”-, ella sonrío y me contestó –“se ve”-, me puse rojo de la vergüenza, al ver mi expresión, ella me dijo –“no te preocupes, no haré nada que no te vaya a gustar”-, no sé por qué pero esas palabras me calmaron un poco, ella me empezó a explicar el costo de lo que íbamos a hacer, me pareció razonable el precio, solo que ella aún no sabía qué era lo que tenía en mente, sentía mucha vergüenza en decirle, al ver ella mi expresión corporal de una manera introvertida, no dudo en decirme.

-“¿Qué es lo que tienes en mente?-, fue entonces, cuando aproveche el tiempo para explicarle lo que quería hacer, el principio no entendía pero conforme le iba diciendo, incluso enseñándole las cosas que tenía, empezó a tener una actitud más comprensible, y al final de hablar con ella, dijo –“está bien, lo haré”-, fue ahí cuando me inundó una inmensa felicidad, puse una sonrisa de oreja a oreja, creo que no me había puesto tan feliz desde que estaba con mi madre, nos dirigimos a mi cuarto, ella se sentó en mi cama, yo me comencé a desvestirme hasta quedar totalmente desnudo, ella agarró un pañal y empezó a ponerlo, de repente, sentí una inmensa excitación hasta el punto de tener una erección tremenda y dura, cuando me vi con el pañal puesto, me sentía bien, feliz, excitado y otras cosas que solo me llenaban de placer. Luego ella prosiguió en ponerme ropa de bebé, me acosté en la cama y ella empezó a abotonarme la ropa, la veía a los ojos y cuando terminó de abotonarme el último botón, me vio a los ojos y me dijo –“eres el bebé más hermoso que he conocido”-, esas palabras las sentí con tanta fuerza que hasta me salió una lágrima, ella sonrió y con su dedo pulgar me secó la lágrima, me preguntó si tenía leche en el frigorífico, le dije que sí, ella se fue a la cocina, tomó la botella de leche, regresó a mi cuarto, tomó el biberón y vacío la leche en él, después me lo dio diciéndome –“le voy a dar la lechita el bebé”- con una tono de voz suave y juguetón.

Yo callado acerqué mi boca al biberón y cuando mis dientes tocaron el chupete, sentía como mi pene se ponía cada vez más duro, estando yo en sus brazos vestido de bebé y tomando del biberón, sentía un calor maternal que me inspiraba confianza, ternura, protección y que al mismo tiempo me excitaba demasiado, estuvimos así hasta que me terminé la leche, después me empezó a dar suaves palmadas en mi espalda hasta el punto de eructar, después me colocó sobre la cama, y ella sosteniendo una sonaja, la hizo sonar, me decía sonriendo –“¡anda bebé, soy tu mamá y quiero escucharte hablar!”-, fue ahí cuando empecé a alzar mis manos queriendo tomar la sonaja y de repente, empecé a balbucear como un bebé, toda esa situación incrementaba aún más mi excitación pero no al grado de correrme, estuvimos así como por una hora, después dejó la sonaja sobre la mesa, y dijo –“es hora de cambiar el pañal al bebe”-, entonces, fue ahí cuando se acercó a mi oído y me susurró –“quiero que orines sobre el pañal”-, no lo dude dos veces, empecé a orinarme en el pañal, cuando finalicé, ella prosiguió a desvestirme de una forma sutil, me quitó la ropita que traía puesto, quedándome solo el pañal, lentamente empezó a quitarme el pañal mostrándome una sonrisa que me daba protección, cuando me lo quitó completamente, vio el pañal orinado, tomó una toalla que tenía y me limpió hasta que mis genitales quedarán secos, fue ahí cuando, con su mano, empezó a tocar mi pene de un forma “infantil”, empezó a jugar con él, mientras que yo jugaba con mi sonaja y balbuceando como el bebé que era, fue así como mi excitación empezó a subir de manera increíble hasta el punto que ya no podía aguantarme y finalmente, el momento que había estado esperando desde hace mucho tiempo, me corrí (y sintiendo un orgasmo muy fuerte e indescriptible) con una fuerza que cuando acabé me di cuenta que había roto la sonaja, después ella se acercó a mi cara y me dio un beso en la frente diciendo –“ese es mi bebé”-, yo cansado de la potencia de la eyaculación y de mi orgasmo, lo único que le dije fue –“gracias”-, se levantó de la cama, tomó el dinero y se largó, yo acostado en mi cama, solo cerré los ojos y concilié el sueño con una sonrisa en mi cara.

Me levanté temprano para irme a la escuela, todo normal…no vi a mi amiga, no sé porqué no habrá ido, de todas formas solo tenía hoy una clase con ella, después terminando mis clases me fui a mi piso, me hice de comer, me la pasé pensando en lo de ayer detalle a detalle, y cada vez que lo hago comienzo a excitarme, creo que en verdad pienso a creer que esto me gusta, en verdad, me gusta, después estuve en el internet como siempre, pero en vez de buscar pornografía, lo que hice fue buscar páginas de internet donde hay más gente con los mismos gustos que yo, y sorprendentemente lo encontré, y me di cuenta que hay muchas personas como yo, me quedé un poco impactado, digo, gente alrededor del mundo que compartimos los mismos gustos, jajajajaja, no sé porqué, pero al mismo tiempo, eso me hizo sentirme más tranquilo conmigo mismo, el saber que no soy un bicho raro y que no estoy solo.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.
firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s