Ministerios Excitados

img_fmartinez_20161212-180155_imagenes_lv_getty_gettyimages-551709659-k9vh-u412568540794igg-992x558lavanguardia-web

El Ministerio del Interior belga se ha visto envuelto en los últimos años en más escándalos de los que cualquier gobierno puede desear, en especial por los fallos en torno a los atentados terroristas de París y Bruselas. Con lo que seguro que no contaba era con encontrarse con que una de sus empleadas se dedicara en su tiempo libre al porno y se hiciera fotos eróticas en su lugar de trabajo. Entre los espacios identificados figuran lugares tan inesperados como el ascensor de su sede en el bulevar Waterloo de Bruselas.

¿Puede considerarse que este tipo de actividades forman parte de la vida privada de la trabajadora? Es lo que pretende demostrar esta mujer, que ha acudido al Consejo de Estado para recurrir la decisión del ministerio de suspenderla de su puesto de trabajo mientras se tramita su eventual despido, de acuerdo con las informaciones publicadas ayer por dos diarios belgas, que se hicieron eco de la sentencia dictada el 18 de noviembre. Sus actividades fuera de la oficina no afectan negativamente a sus prestaciones profesionales, alega.

La mujer fue convocada a una reunión con su superior el 10 de noviembre. Sus colegas, le dijo, la habían reconocido en un reportaje de televisión sobre hombres y mujeres que se ganan un extra en el negocio del sexo. Buscaron en internet y descubrieron que era actriz porno y participaba en reportajes eróticos. En su perfil de Twitter hallaron imágenes sexuales tomadas en la oficina de la dirección general y el elevador. Su director le pidió que entregara de inmediato su ordenador portátil, sus claves y su tarjeta de acceso al ministerio y le anunció que quedaba apartada de su empleo mientras se iniciaba “con total serenidad” el proceso para suspenderla “en interés del servicio”. Sus actos, razonó, pueden causar daños a la reputación del servicio público.

La mujer alegó que la medida era vejatoria y la exponía “al oprobio general en su medio profesional” por actividades que pertenecían a su vida privada. La mujer, a la que la sentencia se refiere como XXXX para proteger su identidad, reiteró que siempre ha tenido evaluaciones muy positivas y “elogios por parte de los usuarios del servicio público”. Sus posibilidades de promoción quedaban comprometidas, lamentó. El Tribunal de Casación ha desestimado el recurso presentado. Fue ella misma, dice, la que puso en riesgo “su reputación o su honor”.

Los antecedentes en la vecina Holanda no son muy alentadores para XXXX. Una empleada del Banco Nacional de Holanda (De Nederlandsche Bank, DNB) fue despedida hace dos años después de que sus superiores descubrieran que se anunciaba como prostituta. De día, la mujer trabajaba como supervisora financiera. En su web se definía como “ninfómana de lujo”. Se hacía llamar Conchita van der Waal y prestaba servicios sexuales sadomasoquistas, entre otros.

Conchita no ocultaba su rostro y finalmente dos cartas anónimas enviadas al banco llevaron a su identificación. Aunque la compraventa de sexo es una actividad legal en los Países Bajos, la mujer fue despedida. La investigación interna reveló que había usado su cuenta de correo del banco para asuntos relacionados con la web y mensajes sobre el negocio de la prostitución.

El problema, alegó el DNB, no era la naturaleza de su actividad, sino que, al ocultarla, la mujer había violado el código de conducta del organismo. “Se dice que estamos adoptando una actitud moral, pero es un malentendido”, explicó su portavoz al semanario The Economist. “La cuestión es que los empleados con acceso a información confidencial no deberían ser susceptibles a la extorsión”. Cabe preguntarse qué habrían respondido de haberla notificado. La mujer recurrió el despido, pero el verano pasado un tribunal de Amsterdam dio la razón al banco. En el juicio, declaró que ella y su marido practicaban el intercambio de parejas y aseguró que la web formaba parte de un “mundo de fantasía”. Incluso si así fuera, afirma la sentencia, otros pueden concluir que estaba involucrada en esas “actividades extracurriculares”, lo que en sí ya es un perjuicio para la reputación de su empresa.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s