Bolas Chinas: Los Secretos

3382377526_515e0a06b3_b

Todo es empezar, no hay que tener miedo a todo aquello que pueda mejorar nuestra salud sexual, has de perder la vergüenza y darte cuenta de que hay ciertos juguetes sexuales que, utilizados adecuadamente, pueden mejorar tu calidad de vida.

La mayor parte de las disfunciones sexuales de la mujer se pueden medrar con ejercicios de suelo pélvico… ¿Y qué es lo mejor para hacer ejercicios de suelo pélvico? Las bolas chinas. 


Pues bien, si ya te hemos convencido para atreverte a usar este juguete sexual, a su vez terapéutico, el siguiente paso es explicarte cuál es la manera correcta de utilizarlo. Lo primerísimo es elegir bien antes de comprar, las bolas chinas han de ser de un material no poroso y estar pensadas para fortalecer el suelo pélvico. Una vez tienes las mejores bolas chinas entre tus manos el siguiente paso es esterilizarlas. Hay que meterlas unos diez minutos en agua hirviendo, esto también es recomendable hacerlo de vez en cuando. Siempre las lavaremos con agua y jabón neutro antes de introducirlas en la vagina y cuidaremos de que nuestras manos también estén limpias.

Para no dañarnos al usarlas, es mejor comenzar con una única bola más grande y más sencilla de sostener por nuestra (probablemente más débil de lo que pensamos) musculatura. Una vez le hayamos pillado el truquillo a esta bola de puede probar con “dos unidas, que pesan más, y, en la última fase, ya para expertas, consta de unas bolitas muy estrechas y pesadas. La buena noticia es que la musculatura pélvica es muy ‘agradecida’ y podremos pasar a lo largo de las fases muy rápidamente.

Por supuesto, antes de aventurarnos a introducir las bolas en la vagina es necesario colocar un poco de lubricante en la punta de la primera bola y las introduciremos en la vagina en la postura que nos sea más cómoda, las dos bolas deben quedar detrás del múscul”. Puede que parezcan muy grandes al principio pero se introducen sin ningún problema.

Una vez están dentro las bolas chinas, ¿cómo comenzar nuestros ejercicios para fortalecer el suelo pélvico? Muy sencillo, al ponernos de pie la gravedad hará su trabajo y las bolas tenderán a caer. Nosotras contraeremos el músculo de forma inconsciente para evitarlo y de esta manera ya estamos ‘haciendo pesas’ con nuestro suelo pélvico.

Y tras superar esta prueba… ¡A pasear con ellas! Lo ideal es hacerlo de forma progresiva, comenzar caminando con ellas durante 15 minutos las dos primeras semanas y luego pasar a 30 minutos. Si al pasar de un tiempo a otro notamos molestias al día siguiente (agujetas) estaremos un par de días sin utilizar las bolas y luego volveremos al tiempo anterior durante otra semana. Podemos utilizarlas todos o casi todos los días durante 3 ó 4 meses y luego ya no las necesitaremos en mucho tiempo. Eso sí, si seguimos con nuestros ejercicios de suelo pélvico habituales.

¿Qué pasa si no somos capaces de pasear con ellas? Entonces sí que podemos hacer ejercicio tumbadas. En la cama boca arriba tiraremos con una mano del cordel de extracción y con nuestra musculatura trataremos de impedir que se salgan. Es una especie de pulso con nosotras mismas que nos ayudará a fortalecer el músculo hasta que puedan sostenerse sin problemas”.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s