Días Inesperados (Día 14)

7760134_d9baa51355_b

¡Por fin!!! había escuchado la voz de Amelia, rápidamente bajó las escaleras, era ella, con zapatillas negras de piso, un pantalón negro y una blusa blanca, le abraza, le invita a subir, se disculpa por todo el desorden, ella no le dice nada, él le habla sobre la pastelera, sus aventuras, sobre el viejo que resultaba ser un millonario, sobre la orgía, sobre los libros, los juguetes, todo lo que podía se lo mostraba, ella estaba seria, hasta molesta se le veía, cuando termina de relatar todo sin dejarse un detalle, ella sentada en lo que había sido la cama le invita a sentarse juntos para hablar…

-Vicente, tengo algo importante que decirte, no quiero que te asustes.- Su corazón toma un vuelco, se aprieta contra su pecho, se agolpa junto con sus músculos, guarda un absoluto silencio, ella con la mayor calma que puede conservar comienza.

-Escucha, lo que te ha ocurrido no es real, tienes una enfermedad, mi nombre es Lic. Amelia y soy tu doctora, tus padres te enviaron con migo, hablaron personalmente para que te atendiera, te pido que intentes recordar lo que en realidad ha ocurrido.- Él se cubrió los oídos, no quería escucharla más, había sido un error hablarle para que viniera, estaba mal…

-Yo te amo Amelia, ¿Por qué me dices eso?- Se había colocado en posición fetal sobre los esperpentos de la sucia cama.

-Intenta recordar Vicente, hace un mes que no sabía nada de ti…- Ella estaba tranquila, no le tocaba para no perturbarlo más, se mantenía distante pues sabía de lo que era capaz.

-No, no, no, ¡Vete, fuera!- Empujó a Amelia, salió de la casa, buscaría al viejo en el Salón, él podría escucharle, recordaba cada suceso ¿Lo hacía? Se subió a un taxi para llegar rápido, el chófer estaba asustado por su comportamiento y asqueado por el aroma, llegaron, en el momento en que Vicente se bajó la expresión que se formaba en su rostro era inenarrable, el taxista se alejó con la puerta abierta y sin decir nada; el lugar… el salón… las imágenes se torcían en su mente, frente a él no había un lujoso Salón, sólo los restos de un viejo edificio que ahora estaba acordonado, Diana… la pastelera…

-Disculpe señor, no puede estar aquí.- Un patrullero le pidió que se alejara, él lo miró anonadado.

-¿Qué sucedió…?- Su voz era la de un niño autista, buscaba alguna lógica para lo ocurrido.

-Asesinaron a una joven hace una semana, aún no encuentran al responsable, se cree que sigue por la zona, tenga cuidado por las noche.- El patrullero regresó a sus actividades; no era posible, Diana… un estruendo dentro de su mente le trajo las imágenes del pasado… Cómo sus padres lo enviaron con la doctora, ella le había estado medicando, después escapó robando el dinero de sus parientes, conoció a la pastelera más ella nunca se interesó en él, había robado los libros y los instrumentos de tortura a una mujer ebria que conoció en un bar, las noches eran largas pues sólo planeaba cómo obtener el placer de aquella muchacha, la pastelera le evitaba a toda costa, así que la tendría que obligar… una noche ella regresaba tarde de haber salido con sus amigos, aprovechó el momento, el cloroformo la dormiría durante el trayecto en taxi hasta cerca del lugar que había preparado, tenía una semana que había encontrado el lugar, tan muerto como su alma, nadie iba ahí, era el lugar propicio para degustar un fresco lechón, ahí… en ése lugar… le había dado rienda suelta a todos y cada uno de los deseos que tenía, hizo lo que quiso con el cuerpo de la pastelera, nadie lo podía evitar, estaban solos y nadie se acercaría… al final… no soportaba los gritos y los golpes que ella le daba así que tomó una roca golpeando su frente cuantas veces fuera necesario hasta que ella se detuviera, y lo hizo, después no se volvió a mover…

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s