BDSM y Matrimonio: Juegos

Volvemos un viernes más con esta fantástica y divertida serie de juegos para practicar en pareja. Va a ser la última publicación del año sobre este tema, por lo que nos pareció divertido ayudaros a acabarlo siendo un poco malas, o malos, y que tengáis aún días suficientes para planear cada detalle. Por ello los ejemplos de hoy van a ir orientados a la disciplina, el entrenamiento personal de la parte sumisa y su mejora.

Castigos con orgasmos
No está estrictamente relacionado con la humillación, pese a que es bastante frustrante y humillante sentir placer y no recibir dicha recompensa, en este caso lo consideraría más una mejora sexual de ellos/as.

De forma periódica (diaria, semanal, mensual, trimestral…) mastúrbale/a. Aparte de que cada vez debe aguantar más en correrse, cada vez que te pida o te alerte que está apunto y sea en menos tiempo que la anterior vez, dejarás de masturbar. 

– Si es chico le dirás de ponerse el cinturón de castidad o masturbando su zona perianal. Masturbando esa zona consigues que tenga una eyaculación, pero sin el orgasmo.

– Si es chica le dirás de darte sexo oral o tener sexo con ella adormeciendo sus partes.
Si es chica multiorgásmica, mastúrbala todo el tiempo que te apetezca hasta que haya suplicado varias veces que dejes de hacerlo. He de reconocer que una de las veces que he sido sumisa con mi pareja, él me lo hizo. Estuve 40 minutos siendo estimulada por vibradores, 23 orgasmos en total. A partir del 9 cada vez que mi cuerpo anunciaba uno, sufría más por tenerlo. hasta que en los dos últimos ya me dolía correrme. No recomendado para gente de nivel bajo.

¡El Pilla Pilla!
Al saber que hacemos algo que es tabú, nuestro cuerpo nos traiciona y nos altera. O mejor dicho, nos deja cachondos perdidos. Todo gracias a la adrenalina y la excitación propias del sexo. Así que ahí van algunas ideas para que os pillen o pillen a tu sumiso/a.
 
– Acordar tener sexo en un lugar que sepas que te puedan pillar: aseos públicos, el despacho de tu oficina, el almacén de la tienda de tu familia.

– Hacerlo dentro del coche cerca de una playa cercana. Hay riesgo de que alguien se asome y os vea o que quiera apuntarse.

– Ponerle/a cachondo/a mientras está en el probador de una tienda de ropa. Da igual si hablando en voz baja, enviándole mensajes o activando un huevo inalámbrico en uno de sus orificios. Puede ser en un probador, en el supermercado, viendo una película en el cine o dónde te apetezca.
 
– Si se está cambiando ropa en un probador, deja la puerta o la cortina un poco arrimada para que quien quiera, pueda observar.
 
– Cuando estéis en un taxi, decidle al taxista que os lleve al primer puticlub o club liberal que conozca. Aparte de dejarle a cuadros, os excitará tenerlo nervioso/a sabiendo que lo hacéis por poneros cachondos entre vosotros.
Otra opción es proponerle si quiere que tu sumiso/a le haga algún trabajito. Con preservativo, eso sí.
 
– Puede ser bastante “humillante” hacer que la chica, o por su voluntad,  salga a la calle y que se le vea el sujetador. Ya sea simplemente las tiras o la parte interior de las copas en un escote.
 
65594_150647605093369_1146159193_n
Ganarse el pan
Todo el mundo, o casi, debe trabajar para poder subsistir. Tu sumiso/a no será menos. Así que puedes asignar unos tiempos diarios a que realice algunas tareas para que tú estés más satisfecha.

– Usar un dildo del tamaño que quieras, pero que mientras avance el entrenamiento semana tras semana puedes cambiar, con el que practicará todo aquello de las felaciones que según tú creas que deba mejorar: profundidad de inserción, rapidez de felación y así convertirse en una “putita”. Es válido para ambos sexos.

– Tomando como ejemplo el punto anterior, si en vez de practicarle felación al dildo lo inserta en algunos de sus orificios (vagina, ano), puedes exigirle a entrenar su aguante sexual y que también entrene para retrasar sus orgasmos.  

Tutoría sexual
Es bien sabido que las primeras veces que tenemos relaciones sexuales con alguien, no suelen ir realmente bien. Un juego que sugerimos es que enseñéis a la otra persona a tocar las zonas como a vosotras os guste, pero con un toque Femdom: mientras acierte, le tocas; mientras falle, le azotas, dejas caer cera en su espalda, viertes agua fría sobre su cuerpo ó le abofeteas. Puedes probar otras cosas, pero son las más efectivas y más excitantes cuando se está empezando.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s