BDSM y Matrimonio: Juegos sin cama.

708_1000

Volvemos a la carga tras este tiempo ausentes, como sabéis muchos por problemas de salud, retomando el siguiente tema que ya teníamos listo: un ejemplo más de juegos de dominación y sumisión que nos hará de las tareas del hogar un juego divertido.
Para ello a nuestra pareja le asignaremos algo a hacer: pasar la escoba, la aspiradora, fregar los platos, cocinar, limpiar el baño… lo que más nos apetezca pero que sea una única tarea. ¿Porqué una tarea del hogar? Para desvincular los juegos sexuales de la cama, de que todo puede ocurrir en cualquier momento y que, si se hace  bien, tiene su recompensa.

Nosotros vamos a tomar como ejemplo la tarea de cocinar, en tu caso usa la que más te apetezca (ya sea porque es la que se te ocurre en ese momento, porque es a la que se “niega” de forma habitual cuando se lo pides fuera del sexo…).

Una vez informado que esto será un juego sexual de obediencia y que el éxito o fracaso de su placer dependerá de cómo lo haga ha de ponerse manos a la obra. Ahora, ¿cuál es la gracia de todo esto? Que tú puedes intentar despistarle y/o provocarle tantas veces como quieras pero no puede dejar de hacer la tarea hasta que tú se lo digas. Has de dejar claro que su placer final sólo será obtenido si aguanta hasta el final.

Métodos de Distracción
– Tocarle sus genitales por encima o por dentro de la ropa interior.

– Pellizcar los pezones, o tocar los pechos.
– Masturbarnos unos segundos  procurando que nos mire.
– Quedarte en ropa interior, o en cueros, mientras observas cómo hace la tarea o simplemente controlando.

Métodos de Premio
– Indicar verbalmente lo bien que lo hace.- Masturbando, o acariciando, una parte de su cuerpo que le guste. Para diferenciarla de la distracción hay que acompañar verbalmente esa diferenciación. (“Lo haces muy bien”, “si sigues así tendrás un bonito premio…”).

– Indicar que le permites sugerir una práctica sexual que quiera que se realice luego pero que tú acabarás decidiendo si se realiza o no.

Métodos de Castigo y Corrección
– Indicar verbalmente lo que hace mal.
– Indicar verbalmente cómo ha de hacerlo.
– Azotar levemente su trasero mientras el error se siga cometiendo.

– Usar pinzas en sus pezones mientras el error se siga cometiendo. O en sus genitales.
– Masturbar de forma más brusca, o que no le guste, para mostrar el descontento e indicar verbalmente que ha de mejorar.

¿Qué conseguimos con todo esto?
Mantener una pauta de control y ver cómo reacciona su cuerpo ante diferentes estímulos. Además cada vez que repitas este ejercicio podrá cometer menos errores, hasta no poder cometer ninguna, y que la dificultad de éxito sea más difícil mientras no mejore.
Si no tenéis una relación muy severa de dominación-sumisión en lo que se puede basar este ejercicio según su éxito o fracaso es en la práctica final: sexo oral, vaginal, anal o una postura en concreto.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s