La Unión del Tigre

tigre

A partir de la posición del misionero, la mujer acerca los muslos de su busto. Ella puede fácilmente variar les sensaciones y la profundidad de la penetración cambiando el ángulo de inclinación de sus piernas. Ella puede además fácilmente tomar apoyo sobre les nalgas de su pareja para aumentar la presión al nivel de la pelvis.

Lo Mejor
– Levantando las piernas, la mujer favorece una penetración más profunda y puede controlar en parte las sensaciones.
– El hueso de la pelvis del hombre viene directamente a frotar contra la vulva, favoreciendo de esta manera la estimulación del clítoris.

Lo Peor
– Posición necesitando una buena agilidad de la mujer, especialmente cuando las piernas se acercan muy cerca del busto.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey