BDSM, FEMDOM Y FINDOM. La Batalla Eterna.

 

Aprovechando estas vacaciones y la cantidad de mensajes que estamos recibiendo en nuestras redes sociales o por el formulario de contacto de la web hemos decidido sumarnos a la explicación de tres grandes conceptos que hoy en día alguien que empieza a investigar sobre el tema le descoloca o no acaba de entender realmente los significados.

BDSM Y FEMDOM
La gran mayoría de personas sabe, a groso modo, que es el BDSM (por suerte o por desgracia 50 Sombras de Grey ha influido a ello) y no lo entienden ya como algo únicamente sadomasoquista.  

Lo que pocos conocen durante sus inicios es que, pese a que la traducción literal de FemDom sea Dominación Femenina (al igual que MaleDom seria Dominación Masculina) no es igual una Ama de BDSM que una de Femdom.

Vaya, ¿cómo puede ser ésto posible si significa que es una Dominante Femenina?
Esta diferencia radica en cómo se enfoca la sumisión, masculina o femenina, desde la Ama. Esta diferencia puede ser desde la forma de actuar como las practicas a realizar. También hay que diferenciar de una Ama vocacional (que ejerce Femdom con su pareja o alguien con quien tiene algún tipo de relación) a la que se dedica con el Femdom Profesional (Amas que lo ejercen de forma profesional, como negocio, a las que también se les llama comúnmente Domina Profesional. Eso no quita que su dominancia sea vocacional o no.) 

¿Cuáles son las diferencias entre Femdom Vocacional y Femdom Profesional?
La verdad es que muy pocas. El más significativo es el sexo, dónde una Ama de Femdom puede ejercer o no sexo con su sumiso (frecuentemente su pareja) mientras que una Ama Profesional nunca ejercerá sexo con sus sumisos (a excepción de su pareja).
Además, en el Femdom Vocacional se invierte más tiempo en moldear a la parte sumisa según las exigencias de la Ama, puede educarlo y moldearlo más a su gusto; mientras que en el Femdom Profesional la parte sumisa acude a satisfacer a la Domina según su criterio, abandonando el sexo claro está, en modo de sesiones y el aprendizaje es mucho más lento.

 

FEMDOM y FINDOM
Aquí es dónde viene el meollo del asunto. Desde hace un tiempo proliferan las Dominantes que requieren un tributo por servidumbre, independientemente del sexo o las sesiones que pueda haber. Es decir, es una Domina que para demostrar nuestra servidumbre siempre tendrá que haber un tributo económico, excepto cuando se acuerde lo contrario por ambas partes debido al avance de la relación, y se trata más bien de una relación de humillación.

En el Femdom esa relación de humillación y gasto económico existe, pero es diferente en el Findom actual (o Dominancia Económica). 

En el FemDom Profesional el gasto económico, o tributo, no es por servidumbre hacia la Domina sino también por el gasto que se genera en la sesión (sala equipada, el tiempo y trabajo de la Dominante ya que únicamente trabaja de ello). Con el tiempo ese tributo se puede llegar a perder si hay buena relación y es una dominancia y sumisión más permanente, siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo.

En el FinDom actual el gasto económico, o tributo, es por servidumbre. Algunas Dominantes, aunque contadas, es el único servicio que ofrecen o piden. Un tributo económico por decir que eres su sumiso y que les ayudes en alguna tarea. Pagar por ayudar. Éste es el caso de dominantes como Mistress Lucy. És cierto que es un caso exagerado, pero expone con creces que tu importancia se debe más a la cantidad de tributos que puedes aportar y su cuantía. La sesión y el entrenamiento pasan a un segundo plano.

Pero el FinDom originario es una práctica del FemDom. En los últimos años ha ido adquiriendo prácticas relacionadas del mundo Cuckold (véase el enlace) por parte de las Amas. Pero el FinDom originario, sus raíces, es la práctica de poder manipular económicamente a la parte sumisa sin tener que tocar un duro. ¿Cómo es posible? Muy sencillo. Un ejemplo práctico, sencillo y claro podría ser el control de gasto que ejerce una Ama sobre su sumiso, dictaminar qué dinero puede gastarse y en qué independientemente si es para la parte sumisa o la dominancia.
Eso no quita que la Ama pueda llegar a exprimir económicamente a un sumiso de forma puntual como castigo, ya que ése no es el fin, pero nunca de forma sistemática exigir dinero como tributo. 

¿Qué significa el tributo en el FemDom y el FinDom?
En el FemDom Vocacional no es muy usual que una Ama pida un tributo económico o material de forma sistemática, sino más bien de forma puntual. Ésto puede suceder como una practica acordada o un castigo, basándose en la relación existente. 

En el FemDom Profesional el tributo es una exigencia de servidumbre por tiempo, ya que dependiendo de la cuantía la Dominante dedicará más o más tiempo en un espacio reservado y equipado. El trato, el conocimiento, la charla y la evolución siempre es fuera de la sala pero de forma privada una vez hecho el primer contacto.
Además el tributo, económico, variará según la trayectoria, experiencia y seguridad que ésa Ama nos ofrezca. 

En el FinDom actual (recordemos que el originario es una práctica, no un estilo) el tributo económico se convierte en una exigencia de servidumbre, independientemente de si posteriormente hay sesión o no tras ese tributo. Se convierte en un sustento de la Dominante, o si más no ése es el fin, más allá de la real voluntad de tener alguien a sus pies por puro interés personal.

 

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s