BDSM y Matrimonio V: El Castigo

Hola de nuevo expectantes seguidores de esta sección. El año termina, y uno nuevo está a punto de empezar. Un año lleno de aventuras, expectación, asombro e incertidumbre. Atrás quedarán las comilonas, las fiestas y los excesos. Arrancamos aportando en esta sección a la parte menos deseada, mayormente, por los/as Amos/as: los castigos. Decimos mayormente porque pocos Dominantes disfrutan realmente impartiendo un castigo sin motivo alguno, pero una vez aplican dicho castigo se sienten muy motivad@s y engrandecid@s.

Hay que diferenciar del todo una disciplina de un castigo, pese a que es posible que en algunos casos se ejerza de la misma forma, ya sea azotando u otro sistema.

¿Cuándo es disciplina y cuándo castigo? Tomaremos como ejemplo el caso de un perro: cada día hay que recordarle mediante ejercicios el comportamiento que debe tener y a seguir obedeciendo. También se considera disciplina la enseñanza de nuevos conceptos que hay que aprender. Si durante esa disciplina hay que informar mediante azote, o el sistema que te guste más, que el modo en que lo hace no es el correcto, ese ejercicio tomará nombre de Correctivo.

Hablaremos de castigo cuando se haya hecho algo incorrectamente pero no se cumpla una de estas premisas:
1.- No se está ejerciendo disciplina sobre la parte sumisa.
2.- Pese a los correctivos recientes no se nota cambio alguno.
3.- Se ha roto una norma.
4.- El comportamiento ha sido indebido o de mala educación.

¿Cómo castigo?
Ahora que ya tenemos clara la diferencia entre disciplina y castigo, los más seguro es que dudes sobre cómo castigar y qué tipos de castigos hay más allá de unos azotes. Debemos advertir que, en el caso que vayas a usar una práctica como castigo que ya uses en la disciplina, ha de ser diferenciada. No es lo mismo azotar por disciplina que azotar para castigar, y eso debe notarlo la parte sumisa; ya sea por incomodidad, dolor, duración e informar del motivo.
Hoy os mostraremos únicamente castigos relacionados con los sentidos, pueden parecer una tontería pero son efectivos y muy morbosos si se usan bien. Tener todos los sentidos alerta cuando se es sometido, favorece la seguridad y la estabilidad emocional y psíquica de la parte sumisa. Si introduces cambios en ellos la experiencia pasará a ser desagradable, incómoda, recordándola como un castigo y algo a evitar ya que puede llegar a repetirse.

Vista
Usando vendas o antifaces para tapar los ojos conseguirás que la parte sumisa se sienta incómoda e indefensa, debido a que no podrá prevenir ninguno de tus actos, pero además le proporcionará mucha más sensibilidad al resto de sus sentidos. Es interesante observar cómo notan un azote con la misma fuerza con los ojos vendados que sin estarlo ni se incomodarían. También hay máscaras que tapan los ojos, pero no recomendamos usarlas si la persona es propensa a respirar mal o agobiarse con facilidad y deje de controlar su respiración, provocando luego un desmayo. Si en caso contrario no tiene problema alguno, no temas en usarla.

Otro tipo de castigo más cruel, pero indoloro, seria privarle de alguna actividad  visual que suela disfrutar negándosela tapándole los ojos, ya sea viendo un partido de fútbol, la película que le gusta o en mitad de un striptease (ya sea en un club o tuyo). 

Oído
Privando del sentido del oído no lo dejará tan indefenso e inseguro como con la vista, pero sí que le causará un estado psicológico muy interesante, sensual, y erótico de desconexión, se sentirá algo aislado pese a tenerte en frente.

Tacto
El uso de guantes en sus manos, ropa o inclusive los guantes usados en la animalización le aportará una sensación mucho más indefensa de la situación, sobretodo si habitualmente debe caminar a cuatro patas y la sujeción deja de ser la misma.

Gusto
Nada es más desagradable para la parte sumisa que ponerle una mordaza empapada o impregnada con algún sabor que no soporte. O también obligarle a comer uno de sus platos “menos favoritos”.

Olfato
Lo más reconocido es la pinza en la nariz, no solo por dejar de sentir el olfato sino por la molestia de tener taponada una zona tan sensible.

Puedes combinar más de un sentido a la vez, pero has de tener muy presente que deberás tener cuidado que no le gane el cambio y le afecte demasiado emocionalmente.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s