III Certámen Literario “Lo Que No Sabe Grey”

Se abre la convocatoria y hasta el 1 de Noviembre en colaboración con MiOrgasmo, con el fin de promocionar la creación literaria erótica, se convoca el III Certámen Literario “Lo Que No Sabe Grey” con arreglo a las siguientes bases:

1.- El concurso estará abierto a todos los autores mayores de 18 años el día de la finalización del concurso.

2.- Los trabajos que se presenten deberán ser originales e inéditos y remitidos en lengua castellana en cualquier formato digital.

3.- Los trabajos deberán presentarse mecanografiados, en letra Times New Roman 12 y espaciado de 1,5. No hay longitud máxima.

4.- En dicho documento deberá aparecer el título del relato y el seudónimo. El relato se entregará mediante correo electrónico a loquenosabegrey@gmail.com especificando en el asunto el nombre del concurso, un documento word con el relato, otro documento dónde figurarán nombre, apellidos, fecha de nacimiento y copia del DNI o similar. Estos datos serán únicamente de uso interno para el concurso, queda totalmente prohibida su distribución o cualquier otro uso.

5.- La propiedad del relato ganador pasará a ser de Lo Que No Sabe Grey durante 1 año.

6.- El tema del relato podrá basarse en cualquier vertiente sexual excepto las que infrinjan cualquier ley.

7.- El premio será elegido por la persona ganadora, pudiendo seleccionar uno de los siguientes productos:

Disfraz de Sirvienta.
– Picardías Miamor.
– Vibrador Wand Recargable.
– Sillón Hinchable del Amor.
– Asiento Caliente Hinchable.
– Panty Vibrador.
Kit Bondage.
– Kit 50 Sombras de Grey.
Arnés Hinchable.
– Arnés Vibrador.
– Bomba de vacío vibradora.
– Fleshlight Reutilizable.

 

 

 

 

 

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

8.- El premio ofrecido es gratuito, el envío está incluido dentro de España. En el caso que se quiera optar por otro premio éste no podrá sumar un total de 50€ sin el envío. El premio puede declararse desierto, eximiendo de la propiedad del relato por parte del portal en este caso.

9.- El jurado estará compuesto por los propios organizadores y dos personas ajenas, todas exentas a poder optar a los premios. Cualquier concursante que lo solicite podrá participar en el sistema de votación para determinar el relato ganador.

10.- Cada concursante puede obtener puntuación extra promocionando su participación en el concurso mediante las redes sociales. Es indispensable etiquetar o mencionar a los portales web patrocinadores ó usando #IIICertamenLiterarioGrey en Twitter ó en nuestra página de Facebook. Este sistema proporcionará una suma máxima de la mitad de los puntos del total; es decir, la puntuación se repartirá a partes iguales entre jurado e Internet. 

11.- El fallo se realizará el 5 de Noviembre.

12.- Participar en el concurso significa aceptar las bases del concurso.

 Cualquier duda o información no dudéis en poneros en contacto mediante nuestro formulario.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

BDSM: Compromisos y Límites

Cómo  ha costado escribir el artículo de hoy. Habrás notado que he estado varios días sin escribir, aparte de estar ocupada me ha costado saber si debía hablarte ya o no del tema que voy a tratar hoy, pero luego me di cuenta que era el único tema posible para poder proseguir con la guía. Explicara lo que explicara habría cavado contándote lo que voy a transmitir hoy. Así que, vamos allá.

Sigue leyendo

BDSM: El comienzo

356023

Una vez quieres adentrarte en el BDSM lo más complicado es saber desenvolverse. Casi siempre el instinto, tan impulsivo, sabe guiarte y ayuda a que conozcas ese lado nuevo y “perverso” que acabas de liberar. El problema es cuando uno quiere adentrarse en la dominación y no se suele ser muy dominante o hay temor de dañar a tu pareja. La mezcla de sentimientos confusos sobre dominar, o dejarse someter, y luego dañar a tu pareja (o ser dañada) son totalmente normales. Al principio se desconoce por completo qué profundidad tiene y puede tener este tipo de relación y forma de vida y cómo puede desarrollarse sin perjudicar a nadie.

Sigue leyendo

AVE

dos-rombos

Mario y Cristina se dan cita en un céntrico hotel de la capital. La consigna principal consiste en encontrarse directamente en la habitación, a oscuras y sin mediar palabra. Solo sus cuerpos se comunicarán mediante el único lenguaje que les es propio:  el de la piel. Sin que nada más tenga cabida salvo la consumación de su propio deseo. Ni una vocal, ni un monosílabo. Todo oscuridad, solamente ellos.

Mario lleva un rato en la habitación, fue con tiempo suficiente para prepararlo todo. Ha sustraído las bombillas de las lámparas, sellado las persianas y desconectado el móvil para que ni la tenue luz de la pantalla pueda filtrar un gramo de claridad en la habitación.

Cuando llega la hora, Cristina abre la puerta tal y como habían quedado. Él la espera en el centro de la habitación con nerviosismo. Ella camina poco a poco hasta encontrarse con él. Ahora ya muy cerca el uno del otro alargan sus brazos hasta tocarse. Primero llega él que con delicado asombro recorre con su índice el rostro de Cristina. Es tal y como se lo había imaginado, de anchos y angulosos pómulos, mentón respingón y piel de melocotón. Ella hace lo mismo y se encuentra con los detalles que él le advirtió: una barba espesa que recorre con sus dedos para luego abrirse paso entre su pelo ensortijado. Él es el primero en lanzarse para ir más allá y empieza a reseguir con la yema de su índice la delgada línea que separa el cuello de su espalda. Los dedos responden a la suavidad del tacto hundiéndose en la carne y caminando poco a poco hacia la espina dorsal como único camino a seguir. Mientras tanto el tejido del vestido cede ante su tacto y con sutileza se adentra en la curva cóncava de su cóccix y en ese momento Cristina le frena con un ligero respingo arrugando sutilmente la nariz  (como si el olor que desprende Mario le hubiera llamado la atención).  Mario atiende a la señal como un sutil rechazo y se preocupa pensando que quizá Cristina no quiera seguir jugando con sus reglas. Pero el gesto de ella es tan solo un delicado toma y daca para abrirse paso. Parece que el tacto de Mario sobre su piel y el olor que éste desprende ha logrado excitarla antes de lo esperado. Los meses tras la pantalla del ordenador esperando el ansiado encuentro han conseguido que la temperatura ascienda precozmente. Mario no acaba de creérselo, la mujer que lleva deseando durante meses, protegido por la red, le reclama y se deja hacer sin pensar en las consecuencias que cualquier fallo podría originar. Cristina sigue rozándose cuando su mano desciende hacia la entrepierna de Mario y halla el regalo que lleva tanto tiempo esperando. La recepción de la mano de Cristina es recibida con satisfacción.  Mario está en la cumbre de su excitación y no aguanta más, la desea allí, ahora mismo. Sigue leyendo

Anónimos

dos-rombos

El cuarto estaba poco iluminado. Un caballero cierra la puerta del cuarto. Mira hacia la cama donde esta acostada boca arriba una dama en la cama. Se encuentra completamente desnuda, las sombras del cuarto no dejá verla completa. Se le puede observar, lo hace tener hambre. Esa hambre que le da a uno pero no es de ninguna comida. Es por la piel de esa persona que deseas dominar en ese momento. Camina hacia la ventana del cuarto, mueve las cortinas hacia los lados para que un poco de luz entre al cuarto. Cuando da la vuelta mira el rostro de la mujer que presenta una interrogante. “Para que tu cuerpo se vea mejor en este momento”. Ella sonríe con una sonrisa muy coqueta. Se mueve hacia su costado. Exponiendo ambos pechos hacia la luz. El tipo de mujer que hace hervir la sangre de un hombre.  “ ¡Señor! ¿Qué es lo que me vas hacer?” La mira mientras se sonríe una sonrisa malvada. Comienza a caminar hacia ella mientras se va quitando la camisa de botones y mangas largas que tiene puesta. Se pasa la lengua lentamente por sus labios, dejándolos mojados por completos. “No sabes que pasara” No lo dice en forma de pregunta. “Estas completamente desnuda en mi cama. ¿Pero no sabes que vamos a hacer?” Se sienta un lado de la cama, sube su vista de los pies hasta tu rostro. La mira como un cazador estudiando su próxima presa. Lentamente pasa la mano desde los pies hasta detenerse en sus muslos. Sus dedos se tornan en exploradores de nuevas tierras. Al llegar  arriba de la rodilla se detiene. “¿De verdad no sabes que pasará en este momento? Estoy seguro que sabes muy bien”. Mientras ella se muerde sus labios. Comienza a mover su mano hasta llegar sus muslos. Sus piernas abren como la compuerta del castillo, otorgando una invitación táctica a continuar con el gozo. Con un solo movimiento introduce el dedo profundamente. El gemido que acompaña el moviente es delirante. El solo sonríe al verla que su cuerpo se retuerce de placer al realizar esta movida. “¿No esperabas eso verdad?” Ella no dice nada solo puede siente el movimiento dentro que le quita todo forma de expresarse. Lentamente retira su dedo de ella, solo siente como su cuerpo tiembla a la situación que esta pasando.

Sigue leyendo