Las Sesiones (II)

 
En este capítulo voy a intentar explicarte de la forma más detallada el concepto o idea que ahora mismo más te puede aterrar: tener tu primera sesión. Los miedos en esta primera sesión se centran en cuatro preguntas que nos hacemos a nosotras mismas:
 
1.- ¿Estoy lista?
2.- ¿Qué hago?
3.- ¿Le va a gustar?
4.- ¿Le voy a hacer daño?

Sigue leyendo

Las Sesiones (I)

Te habrás preguntado, leyendo en esta web o en otros lugares de Internet, qué es una sesión, para qué sirve y qué finalidad tiene. Una sesión en el BDSM se refiere al momento en que Amo/a y sumiso/a comparten un momento de tiempo indeterminado con sus roles e identidades.
Hay que diferenciar que hay personas que necesitan estar constantemente sirviendo a su Amo/a y éstos a su vez ordenando. Es el conocido 24/7 que ya comentamos en otras ocasiones.
Sigue leyendo

Hook

Podría parecer que hoy hablaremos sobre Peter Pan, el Capitán Garfio y cómo conseguir un buen polvo de Campanilla a buen precio. Pero no, sentimos aguaros la fiesta y dejaros fantaseando con sirenas de cuerpo espectacular, piratas dispuestos a sexo salvaje y un galeón con una mazmorra para los prisioneros. Hoy de lo que hablaremos es de un artilugio que se puede usar de varias formas, pero que en su mayoría tiene un uso anal.

Sigue leyendo

Abuso Vejatorio

sexual-sadism-817

Hemos titulado a este post refiriéndonos a la confusión cuando se habla de la Humillación, un ejercicio muy habitual en el BDSM que muchas veces, sobretodo al principio o si no se ha leído sobre el tema, se mal interpreta. Se entiende como un proceso vejatorio en el que la parte Dominante rebaja a niveles infrahumanos a la parte sumisa y que le hace sentir una basura.

Sigue leyendo

Figging: El arte del jengibre

Ginger_Finger_for_Figging

El figging es un juego anal (de “tortura” sexual) que usa la raíz de jengibre (kion), parece ser un arte que no está muy de moda, quizá por falta de información o quizás por la abundancia de productos químicos y pociones de lujo que imitan al jengibre, o quizás la gente no quiere gastar su tiempo en esta actividad. Hay una cierta controversia en cuanto a los orígenes y las razones del figging, pero hay unanimidad en que la fecha se corresponde con la era Victoriana. Las menciones al figging se pueden encontrar en algunos textos literarios de esta época. Sigue leyendo

Mi Identidad Sexual: AM@, sumis@ o SWItch.

Hoy vamos a olvidar, por un momento todo lo relacionado con los juegos de rol y el sexo. En cierto modo claro. Hoy os traemos un divertido test que nos ayudará a descubrir nuestra identidad sexual en una relación sexual. Lo vimos en uno de los libros de Venus O’Hara y nos pareció interesante. Que los disfrutéis. 

Tu chico te dice que le hagas un café. Tu…
A: Le preguntas si quiere algo más.
B: Le dices que no. Que sea él quien te haga un café.
C: Dices que vale, pero que la próxima vez lo hace él.

¿Cómo reaccionarías si tu pareja pidiera por ti en un restaurante?
A: No diría nada. Suele hacerlo.
B: Le interrumpiría. Yo quiero comer lo que quiero.
C: No diría nada. Pero yo elijo el postre. 

¿Cada cuanto tomas la iniciativa sexualmente?
A: Casi nunca.
B. Casi siempre.
C: Me gusta intercambiarme.

Sales con tu pareja y se encuentra con un compañero de trabajo. Empiezan a hablar de temas que no estas enterada. No te hacen caso.
A: No dirías nada y esperarías a que acabase cuanto antes.
B. Interrumpiría la conversación.
C: No dirías nada. Pero luego le recriminarías haberte excluido.

Es vuestro aniversario. Decidisteis celebrarlo por todo lo alto, en un sitio romántico. Esa noche coincide con un evento importante, deportivo o no, y tu pareja te pregunta si puede ver los momentos más interesantes.
A: Le dejas. Se ha sacrificado el resto de partido.
B: Amenazas con suspender la cena. Incluso te planteas decirle que vea el partido solo.
C: le dejas, pero porque vas a vestirte con lencería erótica para que vuelva a prestarte atención a los dos minutos.

Estáis organizando unas vacaciones. Él se ofrece a organizar parte del viaje, los vuelos y el hotel.
A: Se lo cedes sin dudar.
B: Le dices lo que te gusta y que él pague.
C: Dejas que él organice eso y tu organizas otros eventos, inclusive picantes, sin que se entere.

Resultados

Mayoria A: Carácter sumiso. Dejas que otr@s decidan por ti. Solo probarías el carácter dominante para probar algunas fantasías.

Mayoria B: Carácter Dominante. Te gusta tener el control. Si quieres descansar de tanto mandato, prueba roles de sumisión y descubre un nuevo yo.

Mezcla de Respuestas A,B y C / Mayoría C: Switch. Eres polivalente, te da igual tener el control o cederlo. Perfecto para practicar todas tus fantasías ent odas sus vertientes.  

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

El Cinturón de Castidad: Los Secretos

f09f5-dibujo2

Todo el mundo sabe lo que es un citrón de castidad, un artilugio con el que mantener a una persona en estado de castidad o ausencia sexual. Ahora bien, ¿para qué usarlo en una relación vainilla, o BDSM, si se excluye el sexo? Bueno, la verdad es que en gran parte de los casos el uso del cinturón es un preámbulo al sexo, una herramienta con la que excitar a ambas partes para luego, tras cumplimentar los deseos u objetivos pactados o deseados de forma correcta, acceder al sexo. Podría decirse, en algunos casos, que se trata de un juego preliminar, la gracia y curiosidad de este juego preliminar es que puede durar horas y ambos no tienen que estar en la misma sala si quiera. Sigue leyendo