La Fantasía de la Violación

face-1852342_960_720

Puede que de primeras parezca machista que vinculemos a una mujer en la fantasía de la violación. Pero la verdad es que hay más mujeres que fantasean con ellas que hombres, por no decir el sexo masculino no fantasea con ser violado. Hay que diferenciar esta filia, no estamos seguro del nombre ya que por Internet salen varios – la más repetido es raptofilia- con la biastofilia, una atracción sexual ligada a los asesinos o violadores en serie que se basa en sentir excitación al atacar, forcejear y/o asaltar violentamente a otra persona que opone resistencia.

¿En qué se basa pues esta fantasía?
Nos referimos, obviamente, a la que hemos encontrado como raptofilia. Pues simplemente en eso, una fantasía. Esto no significa que nadie fantasee con ser violada en la realidad ni que al salir alguna oportunidad la mujer se ofrezca con los brazos abiertos. No. Más bien se trata de la imagen que algunas mujeres proyectan al ser abordadas sexualmente por algún desconocido por el que aunque lo nieguen sí se sienten atraídas. Y es que el mundo de las parafilias sexuales es amplísimo y alberga fantasías de lo más extravagantes. Tal vez haya algún motivo psicológico por el que alguien pueda fantasear con la violación, pero hay que distinguir de lo que es el morbo hacia una situación con que queramos que pase en la realidad.

Es decir, una historia como la de Cincuenta Sombras de Grey, por poner un ejemplo, excita a muchísimas mujeres por las características del protagonista, del mundo en el que se mueve o por la idea siempre tan atrayente de lo prohibido. Pero eso no significa que queramos tener un jefe que se comporte así en la vida real, ni sentirse despreciada ni azotada duramente en una habitación de cuero. Ni mucho menos que lo aceptáramos o pasáramos por todo lo que pasa Anastasia Steele. Pero sí son miles las mujeres que se han atrevido a probar con su pareja nuevas posturas relacionadas con el BDSM o juguetes eróticos inspirados en la saga literaria.

¿Cómo explicar la fantasía de la violación?
Los psicólogos, psicoanalistas y otros expertos que se han hecho esta pregunta han concluido en tres explicaciones principales.

  • Redimirse: la sexualidad se acompaña muy a menudo de un sentimiento, consciente o no, de culpabilidad. Poniéndose, mentalmente, en escena como una víctima de un acto sexual forzado, nos quitamos la responsabilidad por el placer sentido. La mujer también puede decirse: “Siento placer pero es contra mi voluntad”, explica Michèle Gato, autor del Kama Sutra para hombres, los secretos del placer en femenino (ediciones Leduc. S).
  • Sentirse irresistible: en su imaginación erótica, la mujer visualiza a un hombre forzándola a tener relaciones sexuales con él porque no puede controlar sus ganas por ella, de tan deseable que es.
  • La toma de poder: Sophie Cadalen recuerda que: “el encuentro sexual es un combate inconsciente. Un combate en el que nuestros deseos luchan, en el que cada uno alterna entre la sumisión y el poder”. Así, la fantasía de la violación, donde se mezclan dominio y sumisión, nos permite manejar y controlar el deseo y los roles que juegan cada uno.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que esta fantasía tampoco debe ser necesariamente realizada por aquella que sienta atracción hacia la idea. Muchas fantasías son solo eso, fantasías, y llevarlas a cabo solamente decepciona a quien lo prueba. Si sientes la necesidad de hacerlo, te recomendamos hablar de ello con tu pareja e iniciar la situación poco a poco, con él fingiendo que es otra persona o un desconocido y quizá añadir alguna atadura o mordaza te dé el pego.  

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Woolies

fetish-wool

Esta semana hemos aprendido un término nuevo, hace referencia a la excitación sexual con la lana y la necesidad de frotarse con ella o estar en contacto. Tal puede ser este fetichismo, por no decir fanatismo, que no tiene porqué ser el cuerpo exclusivamente: teteras, tapetes, colchas, fundas del móvil… todo recubierto de lana, todo pensado para una excitación constante sabiendo de la dificultad de encontrar alguien así.

A simple vista, no parece que sea fácil buscar nexos de unión entre la lana y el erotismo, la lujuria o el desenfreno, pero algunas personas siÍ que le han encontrado el punto: los woolies o wooly lovers, en inglés, una comunidad nada desdeñable a la que Internet ha salvado la vida y ha ayudado a que sus integrantes se relacionen más entre ellos. Gracias a portales como Woolfreaks, la fracción mundial de fetichistas de la lana puede ponerse en contacto, hacer amigos, contar experiencias y encontrar pareja que comparta el mismo amor por la sensación que produce ese cálido, suave, rugoso y hasta irritante material en contacto con la piel, los genitales o cualquier otro punto de la anatomía física o mental.

La explicación al por qué el pelo de oveja tiene el extraño poder de suscitar el deseo sexual en ciertas personas es complicada, aunque algunos, como la sexóloga Gloria Brame en un artículo de la revista Racked, titulado Meet the Woolies, se aventuran a dar hipótesis, “algunas personas se sienten confortables envueltas en lana, como cuando eran niños. Hay algo que reconforta y tranquiliza. En la pubertad, aparecen los cambios psicológicos y es cuando algunos empiezan a hacer una conexión erótica entre algo que siempre les ha gustado pero no saben muy bien por qué”. Según Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona y directora del Instituto Iberoamericano de Sexología, “todos tenemos pequeños fetiches, cosas con las que nos sentimos seguros o que nos gustan y nos han condicionado a lo largo de nuestra vida. El problema de los fetiches es cuando se convierten en parafilias y entonces, la única manera de excitarse sexualmente que tiene una persona es a través de ese objeto o esa práctica, y éste se convierte en el eje, en algo más importante que la persona o la relación”.

Una de las desventajas de estar sexualmente obsesionado con un objeto o situación es que no siempre es fácil encontrar una pareja que te siga en tu empeño. “A muchos fetichistas les cuesta mantener una relación y tienden a quedarse solos porque es complicado seguirlos en su adicción”, comenta Francisca Molero, “pero para llegar a este punto hay que tener una personalidad adictiva. Cualquier juego es valido y deseable para añadir variedad a la vida sexual. El problema es cuando el propio juego toma las riendas y aparece la culpa. Haces algo porque te gusta y te calma, pero luego te sientes culpable y la propia culpa refuerza ese comportamiento. Hay entonces que romper ese círculo desensibilizando y buscando otras cosas gratificantes, que sirvan de sustituto a lo que se ha vuelto ya adictivo”.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Entrevista Perversa: Sara Cuero

19009_1425843897741397_5145613046860892689_n

Hoy os traemos una divertida entrevista sobre un tema del cual nos ha costado, y mucho, encontrar alguien que aceptase exponer el tema o ser entrevistada en nuestra web: el látex.
Por eso primeramente queremos agradecer toda su colaboración a Sara Cuero.
Queríamos realizar esta entrevista ya que incluso dentro del BDSM es un tema tabú, del que muy poco se habla o se practica, además que en muchos países está relacionado exclusivamente con homosexuales.
Nosotros como bien sabéis queremos conocer y exponer todos los temas sexuales posibles, así que esperamos que lo disfrutéis y os aclare un poco más la realidad del látex y otro tipo de prendas de las que hablaremos.

Bienvenida a este espacio. Es un honor. Preséntate un poco.
Soy Sara Cuero, bisexual, resido en Madrid y tal y como habéis mencionado ya me encanta el látex, es algo que me fascina. Desde que lo conocí me enamore de el, siempre me va a gustar como se siente cuando lo llevas puesto, como una segunda piel básicamente.

Quiero aclarar que no creo que el látex y la homosexualidad se den la mano, es decir, que no tiene por que ser así. Mi amigo mas cercano hace poco me confesó que compartíamos gustos en el fetiche del látex y del cuero. Y todos sabemos que es heterosexual.

Sí, eso tendría que ser lo más lógico. De ahí que buscásemos a alguien que nos aclarase este tema y algunos más. ¿Lo lleva solo sexualmente, o por la calle también?
Sexualmente, pero alguna vez ya me he puesto algún que otro legging de látex.

¿Le va el BDSM o es sólo fetichista?
Bueno, hay partes del BDSM que sí y otras que no. Todo exceptuando el dolor, es decir, me puedes atar y hacer lo que quieras conmigo o meterme en un traje de estos que te dejan de rodillas y con los codos y hacerme pasar placer. No quiero ponerla aquí, pero tengo una foto donde aparezco con ese traje en mi perfil de Facebook, que os dejaré al final de la entrevista. Aunque no accedo con mucha frecuencia por falta de tiempo.
Por lo que se me podría considerar una posible sumisa, ya que no siempre ejerzo de sumisa cuando hay látex de por medio, con un fetichismo fuerte. Aunque no tengo inconveniente de ejercer de Ama, lo he hecho otras veces, pero prefiero de largo ser sumisa. Soy una sumisa eroticoflexible, no me puedo considerar switch.

Aparte del cuero y el látex, ¿siente atracción por otro tipo de prenda o fetiche?
Sí, y dos de ellos seguramente no los conozcáis, el Zentai y el Kigurumi. Básicamente porque ambos quedan muy pegados a la piel o esconderse detrás de una máscara y es una sensación realmente fascinante y excitante. No podría describirlas.

¿Hay prendas o estilos relacionados con el látex que aún no haya probado y le gustase hacerlo?
Hay muchas la verdad, pero las que más me atraen son el Vacbed, es como una cama-saco de látex que funciona con un sistema de aspiración que te encierra al vacío -aunque puedes respirar- dejándote a la merced de cualquier tocamiento o juguete erótico.
También me fascina la idea de meterme en un traje completo de látex pero con apariencia animal, como la de una gata, y jugar a juegos de rol con ella o pasear.
Y por último, algo con lo que sueño y me moja muchas noches, sería meterme tooooooda de látex atada a otra/o no sé con correas o algo bajo el agua, con tubos y así para que podamos respirar. Es un poco fantasioso pero me encantaría probar.

Como veis soy muy morbosa, para mí es algo necesario y además estoy abierta a todo menos el dolor. De ningún tipo. Incluso los azotes los quiero suaves, eróticos.

¿Sus relaciones desde siempre han girado en torno al látex o ha tenido que esconderlo?
Desde que lo descubrí he procurado no tener que esconderlo, que giren siempre en torno al látex y por ahora lo estoy consiguiendo. Es algo que me gusta mucho y no quiero esconderlo, ha de formar parte de mí.

¿Cómo fue su primera vez con el látex y la sumisión? ¿Pasó miedo?
La verdad es que pasé un poco de miedo, era la primera vez y no se me ocurrió mejor idea que aceptar que me pusieran un traje completo que traía una capucha por la que no se veía nada a través de ella. No pasó nada, fue todo muy morboso y me lo pasé bien aunque el corazón no me dejó de latir fuerte. Recomiendo, ante la sumisión y el látex, no empezar de golpe con algo fuerte. Ir poco a poco y experimentar al máximo cada experiencia y que vaya aumentando.

¿Cómo se diferencia para ti el sexo con látex y sin él?
Con el látex parece que se siente todo más, con mejor percepción y se agudizan los sentidos del tacto.

OR285099-500x600

Ahora querría un consejo o un truco. Hace tiempo mi pareja, el hombre, probó con una de sus antiguas Amas uno de estos sacos efecto sauna (como el de la imagen de arriba) pero no resultó.
Claro seguramente lo que pasó es que te vendían un tamaño único y para estas cosas siempre hay que buscar el tamaño adecuado. El látex puede parecer muy flexible hasta cierto punto.

¿Cómo cuidas las prendas de látex?
Primero no hay que dejar las prendas de látex a secar al sol, el sol decolora las prendas y además con el látex facilita que se reseque o no se mantenga en perfectas condiciones con bastante facilidad.
Luego a nivel de higiene simplemente uso un jabón neutro, como es de origen natural no tienen hidratantes o minerales que estropeen la prenda.  

Vamos a dejar el tema un poco apartado, cualquier otra pregunta puede hacértela los lectores de forma privada. Me gustaría pasar a otro de los temas por los que te contactamos, y del que ya hemos hablado un poco por encima en esta web, el Kigurumi. ¿Porqué crees que esta tan de moda?
Por que la idea del kigurimi es disfrazarte de alguien que no eres, ya puede ser Hatsune Miku (una cantante japonesa animada) o de una chica kawaii (significa “mona o bella”) parecida a las que sale en los mangas (cómics originarios en japón) o el anime (animación japonesa). Si, todo muy japones. Además se le pueden añadir otros elementos como el bondage y representar otras escenas como secuestro, violación erótica, masturbación forzosa… muy completo.

Antes me he olvidado de decirlo, pero también me gustaría experimenta el Kigurumi.

¿Porqué crees que el mundo del látex, el Kigurumi, el zentai… es algo “oscuro” dentro del BDSM? Que ya suele ser “oscuro”. Es decir, que lo practique tan poca gente o el resto de gente tengamos tan poco conocimiento de ello. ¿ O hay más de la que se cree?
Yo creo que la practican más gente de la que se cree, solo que no es tan mundialmente famoso como el sadomasoquismo y así por lo que se procura esconderlo. No es raro no conocer a nadie, quizá se tenga alguna persona de esas cerca de ti pero no lo sabes y es por la misma razón que la que te he contado antes, si estuviese mundialmente familiarizado, incluso dentro de nuestro mundillo, quizá no se vería tan raro o no les costaría contarlo.
En nuestra cultura, la del BDSM, es un tema tan tabú que yo no lo comprendo. 

Ahora es el turno de su Pregunta Inesperada.
¿Cuánto tiempo hace desde que empezasteis a hacer esta web? ¿Y por que lo empezasteis?
Anteriormente a esta web teníamos otra, llamada ladyluaynet (nuestros nombres de Ama y sumiso) y era para reflejar nuestras experiencias. Al principio tuvo éxito, pero con el tiempo habían experiencias que no queríamos contar y se perdió la esencia.
A raíz de eso decidimos montar esta web, dedicada a contar nuestras experiencias pero sobretodo consejos sexuales y del BDSM que no se encuentren fácilmente en Internet o con otro enfoque.

 

Podéis saber más de Sara Cuero en su Facebook o en su correo personal.
Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

Pasito a Pasito

Hace poco descubrimos en Internet un curioso pero interesante para nuestro vestidor, sea sexual o no.  ¿Quién no ha querido vestir esos zapatos que le gustan tanto pero con menos tacón? O mejor todavía. ¿Quién no ha querido disponer de un sistema de entrenamiento para caminar con zapatos de tacón pero con el mismo modelo? Sí, como lo oís. Hemos descubierto un producto que lo hace posible.
Sigue leyendo

Fetiches Sexuales

Hoy trataremos un tema muy interesante y que, gracias a Cincuenta Sombras de Grey, cada vez aparece el término mejor definido sin dejar ninguna duda en que al tener un fetiche sexual NO debe suponer automáticamente dolor. Todo el mundo tiene un fetiche, alguno u otro, en intensidades diferentes. Hay que diferenciar entre la excitación provocada y la necesidad de tener ese fetiche cerca con tal de obtener placer en el sexo.
 

¿Soy fetichista?
Simplemente porque nos excite ver como una pareja ajena tenga sexo (voyeurismo) no significa que eso sea un fetiche. Y que tampoco sea una parafilia. La parafilia es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. Suelen, aunque no necesariamente, suceder principalmente porque la persona que las practica ya ha tenido una cantidad muy elevada de placer sexual, que llega un momento en que lo poco no la satisface y quiere más y más de aquella actividad para sentir el orgasmo o excitarse.

¿Diferencia entre Parafilia y Fetichismo?
Hay unas leves diferencias entre Parafilia, lo que equivaldría a ser un trastorno, y el Fetichismo, un deseo sexual “inofensivo”. Hablaremos de fetichismo siempre que:

– Estas prácticas sexuales no sean la única forma con la cual la persona alcanza goce sexual y puede obtener un orgasmo, sino que sean sólo una forma de sexo casual, voluntaria y no indispensable para la práctica sexual; por ejemplo, una pareja que practica juegos de rol (Policía-Ladrón) ó videollamadas eróticas con cierta regularidad, pero pueden sostener relaciones sexuales normales si así lo desean. En estos casos el fetiche se convierte únicamente en una práctica erótica que “condimenta” la relación, pero no en la relación per se.

– Si estas prácticas sexuales no causan daño físico, psicológico, económico, etc., a la persona que la practica ó a las personas que están involucradas en la práctica.
Se torna patológica cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante, de quienes lo rodean ó de la sociedad en general. Ejemplo: un sádico sexual es inofensivo en el tanto sus parejas, adultas voluntarias, participen consentidamente el acto sexual con las medidas de seguridad adecuadas. Inclusive si el pacto es simular una escena de violación en la que la víctima se resiste a la fuerza, pero que en el fondo “nadie está abusando de nadie”. Se torna peligroso y parafílico cuando el sádico está descontrolado y se aboca a violar y torturar víctimas indefensas omitiendo su voluntad.

– Cuando los involucrados son personas conscientes y voluntarias que participan del acto de forma consensuada. Esto, naturalmente, es imposible en algunas parafilias claramente transgresoras donde el objeto de placer del parafílico no está en condiciones nunca de dar su aprobación (debido a falta de raciocinio o madurez) y la relación sexual siempre le causa daño; ejemplo, la pedofilia, la zoofilia, el froterismo y la somnofilia. 

Aquí hay que matizar porqué entran la zoofilia y la somnofilia.  En el caso de la primera, pese a que mucha gente lo practica, el animal no puede ser consciente de su aprobación más allá de su instinto de recibir o dar placer. Simplemente por ello se considera un transtorno, por mucho placer que pueda estar sintiendo y no se le cause ningún tipo de dolor o trauma en alguno de los casos.

Hay que diferenciar entre Somnofilia, aquellos que se excitan teniendo sexo con personas dormidas y una práctica muy parecida, de la que ahora no recuerdo el nombre y cuando la encuentre la nombraré, en la que en un juego de rol (recordemos, ambos conscientes y voluntarios en el pacto) alguien se hace el dormido para empezar la escena y tener sexo.
 

En síntesis no toda práctica erótica poco tradicional es una parafilia. Se torna como tal cuando deja de ser saludable y controlable por el individuo ó cuando es evidentemente destructiva e ilegal. Aquel que “guste de esposar a su pareja a la cama de vez en cuando” no es parafílico como sí lo sería aquel “incapaz de tener relaciones si la persona no está esposada a la cama” (simplemente por la incapacidad de coito y placer sin ese tipo de ataduras).

¿Qué fetiches hay?

La verdad es que hay una gran variedad. Nos hemos quedado asombrados cuando hemos empezado a investigar un poco, no imaginábamos que hubiese tantos. Se ha encontrado parte de las prácticas en una lista de parafilias, pero sabiendo la diferencia explicada anteriormente podréis encontrarle el morbo a algunas de ellas. El listado completo lo dejaremos aquí.

Ahora os daremos unos cuantos ejemplos  conocidos y otros divertidos, que también figuran en la lista.
 

FORNIPHILIA
Si alguna vez viste “La Naranja Mecánica” seguro notaste las mesas del Bar Korova, prácticamente es la excitación por los muebles humanos. Ya sea en serlo o que lo sean.

tumblr_lzgb6tzi3I1qde63so1_1280
SACOFRICOSIS
Este fetiche, se refiere ni más ni menos a hacer un agujero en las bolsas de la ropa para facilitar la masturbación en público, sin ser gráficamente visible la zona masturbada.

tumblr_mugedvj9wn1sklbzvo1_400
LIQUIDOPHELIA
Es la excitación por introducir los órganos sexuales en liquidos. La lubricación llevada a su más creativa potencia.

fabiola_zamora

AUTONEPIOPHILIA
Placer sexual por lucir como un bebé, o infantilismo. Un juego de roles que adquiere dimensiones desproporcionales.

tumblr_mmm7szBUeD1sqrofeo1_500

PLUSHOPHILIA
Es la excitación por los peluches… ¡de juguete claro!. Los ositos de peluche de cualquier sobrino se vuelven una presa fácil.

tumblr_m85nvqthAg1qjgeqko1_500

AGALMATOPHILIA
Para una adicta a las compras estar en una tienda llena de ropa es increíble, pero para la Agalmatophilia la ropa no es lo importante, sino los maniquíes. Las estatuas también son bienvenidas.

tumblr_mpiz4kiwuj1rlvwk4o1_500 
PSYCHROPHILIA
Es la excitación por contacto con objetos extremadamente fríos o por observar a otras personas congelarse. Los contrastes en la elevación de temperatura corporal versus el escalofriante y punzo-cortante deslizamiento de un hielo por tu cuerpo.

tumblr_mux1nhL0ij1sgp6kio1_1280
FURRIES
Personas vestidas de animales, que adoptan exactamente la conducta del animal al que están personificando. Lo contrario a la antropomorfización tenía que resultar sexy. No confundir los Furries con los juegos de rol de animalización.

tumblr_mq9yciG6h41s2yrouo1_500

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak