El Humbler: Juegos Genitales

Para quien no sepa qué es un Humbler, es un artefacto muy usado en la dominación femenina para la tortura erótica de los testículos. A primera vista puede parecer algo grotesco, peligroso y obsceno. Nada más lejos de la realidad. Lo positivo de este elemento es que la presión puede regularse, evitando así provocar daños irreparables en el cuerpo del sumiso y separa con mayor intensidad los testículos del pene en caso de querer jugar un rato con el.
Sigue leyendo

Azotes Caseros: El Látigo.

product_7789

Pese a estar vinculado al mundo más salvaje y sadomasoquista del BDSM por la gente vainilla, o recién iniciados, el látigo es casi una pieza fundamental para cualquier tipo de relación BDSM y cada vez más roba protagonismo a los juguetes sexuales típicos, como los consoladores, en las mentes y las habitaciones de los habitantes del mundo tierra. Para bien o para mal lo que ha enseñado 50 Sombras de Grey es que puede usarse sin un dolor extremo, y a veces hasta sin el mismo, sino para proporcionar unas placenteras caricias que chasquean en nuestro trasero o cualquier zona del cuerpo. Si es que Indiana Jones ya sabía lo que hacía, necesitaba algo para sus viajes si se quedaba solo y necesitaba placer. Ai pillín. Sigue leyendo

Bolas Chinas.

Hace unos días hablamos sobre las bolas chinas, sus usos y sus secretos en este articulo. Este no es un artículo de dolor precisamente, sino más bien una forma barata de obtener unas bolas chinas caseras. ¿Quién no ha deseado pero ha visto que no tiene dinero para comprarlas? O simplemente que no le da la gana. Pues muy bien, hoy te contamos cómo poder conseguir unas simplemente usando tus manos y no, no es robando.

Sigue leyendo

Juguetes Caseros. Los desastres.

1335616066_0
Son muchos los juguetes que hemos encontrado en la web a raíz de las últimas publicaciones en esta web para ofreceros una gran variedad de ejemplos y que tengan un mínimo de seguridad. Hoy os traemos esos inventos que nunca debieron conocer la luz y que os queremos enseñar para ahuyentarlos de cualquier peligro. Algunos realmente sorprendentes, jamás entenderemos a quién se le ocurrió tal insensatez.

Sigue leyendo