Sexo en el Coche

Coche

Hoy vamos a entrar con más detalle sobre las posturas más fáciles de practicar y cómo usar el coche para que no se nos clave sin parar el volante, el salpicadero o el cambio de marchas. Involuntariamente claro. Antes de dejaros con algunas ideas, una recomendación si estáis solos: ¡cerrad las puertas! A no ser que queráis ser vistos… Posturas para Sexo en el Coche. Sigue leyendo

Sexo Salvaje

¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor? La cama, por supuesto. Pero de vez en cuando no hay nada mejor que tentar a tu pareja a salir de la rutina. Hacer el amor en lugares públicos es una fantasía muy común y realizada. El riesgo de que te descubran y saber que estás haciendo algo que no está bien mezclan la sensación de miedo con la excitación y aumentan el placer. Si tienes ganas de enriquecer tu vida sexual y de hacerla más abierta, prueba con pequeños juegos eróticos, pero evita llevarlos a cabo en hora punta.



La playa, el parque de al lado de casa, el mar, el bosque… Deja que tu imaginación juegue, sobre todo, en cuanto al lenguaje corporal: siente el frescor de la brisa en tu piel, el roce de la hierba fresca, ¡la llamada de la naturaleza! Vuestros cuerpos enlazados crean una osmosis perfecta y estar al aire libre bajo las estrellas o bajo un cielo azul inmaculado es sencillamente embriagador.
Sigue este consejo para disfrutar al máximo de vuestro paréntesis picantón: no te olvides del mantel o la toalla para que la arena o las espigas no te incomoden. Te llevarás un gran recuerdo además de grandes risas y un inmenso placer. Haz el amor al aire libre, te dará libertad, te desinhibirás, desafiarás todos los elementos y escucharás cómo habla tu cuerpo. Es el ambiente ideal para los arrumacos.



El hueco de la escalera o el ascensor son los grandes clásicos masculinos para alcanzar el séptimo cielo. En el caso del ascensor, deberás comprobar que haya un botón de stop, a menos que seáis más rápidos que el viento.
La piscina pública, un parking mal iluminado, el coche, la oficina, el probador en rebajas con una cola interminable, los baños de un restaurante chic o del tren (sacudidas garantizadas), el cine… La lista es larga. El arte de hacer el amor en público reside en no ser pillados intentando llamar la atención y viviendo experiencias sexuales lo más estimulantes posibles. La complicidad con la pareja es esencial para estos jueguecitos de los que seguro que ambos os acordaréis. La cuestión está en ser o no ser vistos.
Consumar la relación a veces resulta delicado en algunos lugares demasiado indiscretos, por eso también puedes optar por la alternativa de la masturbación. Acariciaos mutuamente para volverle loco, hazle una felación debajo de la mesa o por debajo del mantel intentando ser lo más discretos posibles. ¡Empieza con una explosión de deseo y acaba con un recuerdo apasionado!



 

Reglas que no hay que olvidar

Está muy bien juguetear y divertirse en público, pero nunca sobrepases el límite de la seguridad: el preservativo es indispensable si no conoces a la otra persona o si no has superado el test del VIH.
Luego no digas que no te hemos avisado: infórmate acerca de si hacer el amor en lugares públicos está penado en tú país. En Francia, por ejemplo, el artículo 222-232 del Código Penal condena el exhibicionismo con penas de cárcel y 15.000 € de multa. Esto da que pensar antes de juguetear en según qué lugares.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

Sexo y Viaje

Han sido varios los e-mails y tweets privados recibidos preguntando sobre sitios o destino en que sea más fácil practicar el sexo de una forma u otra. Esperemos que os sea útil, no es todo lo que hay por la red pero sí quizá lo más sugerente. Sí, está muy bien viajar, ir a museos, conocer cultura…pero como a algunas personas les pasa, ¡también hay que conocer gente! Hay un sinfín de métodos de conocer gente. Ahí van aspectos varios.

Sigue leyendo

Entrevista Perversa: Una mujer atrevida

Como bien sabéis, hoy es el día de la mujer. Así que hoy homenajeamos a todas las mujeres del mundo, a que tengan una vida amorosa y sexual plena, respetada y que cada día les aporte nuevos matices. Así que, ¿porque no mostraros hoy una nueva Entrevista Perversa a una mujer que disfruta de su sexualidad?

Es un honor entrevistarte. Haces algo bastante atrevido según nuestro parecer y seguramente ayudarás a muchas mujeres, así como hombres. Háblanos un poco de ti.
Soy una persona de 31 años que disfruta del nudismo, es algo que me hace sentir bien. Uno de los motivos por el que necesitaba privacidad es porque soy maestra de infantil, desde hace ya unos años, y el caso es que conozco a cientos de padres, y sobre todo ellos me conocen a mi. Sería muy incomodo para mí que me reconociesen, además de lo mal visto que está en mi gremio el ir en bolas por la vida jeje.

Para mi ser naturista es una opción de vida, es un estilo que tú eliges y que es muy difícil de dejar. La conexión que se crea entre tu cuerpo y la naturaleza cuando estás desnuda en una calita, en la montaña o en una playa es muy intensa. También hago nudismo en casa, ya que vivo sola y sinceramente es lo más cómodo que existe.

¿Alguna vez has sido exhibicionista? Sexualmente hablando.
Si, he sido y soy exhibicionista. Me gusta sentirme observada, saber que alguien me desea. En mi casa voy desnuda, pero no cierro cortinas ni bajo persianas, no me importa que me vean.
En la playa, principalmente el sitio donde practico más nudismo, no me siento molesta con los mirones, de hecho les obsequio con “regalitos”, pequeños descuidos que se transforman en agacharme para mostrarle mas culo, o abrir ligeramente las piernas jaja.
A veces también me recreo de más echándome crema. Y esto cuando he ido sola.

¿A que edad le atrajo el tema del nudismo?
Empecé con una pareja que tuve a los 23 años. Era algo que nos llamaba la atención, y en nuestra provincia hay varias playas nudistas, así que nos plantamos allí y con un poco de vergüenza nos desnudamos. Al cabo de 10 minutos era como si llevásemos toda la vida practicando. Todo muy natural, y la gente mucho más agradable que en las playas textiles.

¿Cómo les ven desde fuera la gente que no practica el nudismo como tu?
Bueno, soy discreta en este aspecto de mi vida, pero de la gente que sabe que lo practico, la inmensa mayoría lo ven como algo natural. Lamentablemente, me he encontrado con gente, sobre todo chicas, que piensa que por el simple hecho de practicarlo soy una fresca que busca sexo por ahí.

¿Que piensan sus parejas de ello, o como plantea de entrada este tema?
Bueno, suelo practicar ahora mismo o bien con amigas o sola, aunque de vez en cuando voy con algún chico. En este momento, y desde hace ya un tiempo, estoy sin pareja, por lo que aún no se me ha dado esa circunstancia. Si es cierto, que cuando le comento a algún chico más especial de ir a una playa nudista, esta situación se convierte automáticamente en una prueba de fuego para ellos, ya que para mi es muy importante.

Maria8

¿Se plantearía hacerlo en lugares públicos más…accesibles? Con una nueva pareja digo, en la calle, en el metro o en algún otro lugar.
Sí, lo he hecho y lo volvería a hacer. Cuando el asunto se tercia, no hay mal sitio donde poder calmarlo, bien sea en un banco de una plaza, un oscuro callejón o un baño de minusválidos (benditos y siempre vacíos baños de minusválidos).

¿Ha tenido sexo en lugares públicos?
Si, en la playa, montaña, campo sobre todo. Me gusta mucho la naturaleza. Aunque también, pero siendo más joven algo hacía en la calle, en algún portal, una cochera o un parque.
La simple idea de hacerlo en un sitio que no debería me excita mucho, es como el éxtasis de un acto vandálico. Obviamente también está el morbo de la probabilidad de que te pillen, que es lo más.

¿Tiene alguna fantasía en cuanto al exhibicionismo?
Que me vean mientras practico sexo es algo que me excita mucho. Pero en general todo lo relacionado con el sexo al aire libre y en espacios públicos me atrae.
También me gustaría probar alguna vez a tener relaciones con un hombre negro bien dotado.

¿Cuales ha cumplido?
He practicado mucho sexo en rutas senderistas y playas, pero este verano quizás haya sido la vez que mejor he cumplido mi fantasía de sexo en público y en espacio natural. En una playa nudista, ya a finales de verano, estábamos solos un chico y yo en una pequeña cala. Durante horas no pasaba nadie, y entre el calorcito del sol, y el de las hormonas, nos pusimos en faena detrás de una gran roca que había en mitad de la playa. Estando yo arriba, de espaldas a él, montándolo literalmente, aparecieron dos parejas de cuarentones que hacían senderismo (allí hay una ruta por las calas). Yo estaba sofocada del esfuerzo, y al verlos parados, mirándome a la cara a escasos dos metros, tuve un buen orgasmo, de hecho fue un grito-suspiro muy intenso. Nos dijeron “que aproveche” y siguieron andando.

¿Que es lo mas arriesgado que ha hecho?
Bueno, como riesgo literal por mi integridad física, alguna vez he tenido un susto con los mirones-pajeadores en playas nudistas. Al ir sola alguna vez, en sitios con muy poca afluencia, se me han puesto muy cerca o incluso me han seguido hasta el coche. Me da repelús recordar la cara de desquiciados que tenían algunos.

¿Le ha pasado ir a una playa sola y acabar teniendo sexo?
Si, jaja y son historias muy locas.
Recuerdo una en concreto. La primera, con un chico, con buen cuerpo, muy simpático. Era medio día, y yo suelo llevarme todo como para pasar el día en la playa. El caso es que la playa se vació notablemente, quedando solo 4 o 5 grupos de personas muy distanciados entre si. Él, que estaba solo, se me acercó y me dijo si podíamos charlar mientras comíamos. La verdad es que era muy agradable, hablamos de muchas cosas, pero la conversación derivó al sexo. Al muchacho se le complicó su asuntoy entre coña y coña, nos fuimos un poco más alejados de la playa, a unas dunas y matorrales que había detrás y allí tuvimos buen sexo. Eso si, siempre con protección, que no se conoce de donde sale cada uno.

¿Disfruta o ha disfrutado de literatura erótica? Si es sí, ¿qué es lo último que ha leído? ¿Nos recomienda algo?
Si, me gusta mucho leer relatos eróticos, ya que me estimulan mucho (tengo una mente poderosa). Suelo buscarlos de diversas páginas y foros, éstos últimos me gustan especialmente porque son gente como yo la que los escribe, y le da mucho mérito.
No gusto especialmente de leer novela erótica, me resulta muy pastelosa y pesada.

¿Cuáles son sus relatos eróticos favoritos?
Me gustan mucho los de temática voyeur y filial (estos últimos no entiendo por qué). De mis favoritos son del blog de Saragozaxxx.
Los vuestros tienen buena redacción y muy morbosos, pero la temática tan marcada de BDSM no me gusta, por lo que no me excito al leerlos.

Disfruta o ha disfrutado de pornografía? Si es sí, ¿qué es lo último que ha leído? ¿Nos recomienda algo?
¡Si, por supuesto! Suelo realizar búsquedas sobre sexo al aire libre, interracial y gangbang, y por supuesto mucho amateur.

Maria9

¿Cuál es su mayor habilidad sexual? ¿Cuál o en qué le gustaría mejorar?
Uff, siempre se le da mal a una hablar de sus cualidades positivas, pero creo que como rasgo definitorio puedo decir que manejo con destreza los músculos vaginales, ya que trabajo bastante el suelo pélvico ( a través de los ejercicios de Kegel). También dicen que tengo buena mano jeje.

¿Ha sido voyeur en una playa nudista?
Si, claro. Me encanta visualizar gente desnuda, y allí tengo un buffet libre de miradas. Lo hago con disimulo, ya que se que hay gente que se siente violenta por ello, pero no puedo dejar de ver la desnudez de la gente que me rodea. Más aún, si hay gente manteniendo relaciones sexuales, dándome igual el tipo de relación y condición sexual, eso yo no me lo pierdo.

¿Qué diría si, por ejemplo, le propusieran tener sexo en unos probadores? ¿Y en un autobús?
Bueno, en unos probadores no me atrae mucho, ya que no soy mucho de ir de compras, y me agobian las colas y demás.
Pero en un autobús (a lo que yo le sumo cualquier medio de transporte) claro que si. Los viajes pueden hacerse muy tediosos, y son un gran lugar para darse unas caricias, a tí misma o a tu acompañante. Dependiendo de cuán vacío esté siempre puede avanzar más.

¿Qué opina del BDSM y sus juegos?
No es un mundo en el que me haya interesado mucho, pero algún azote o rol amo/sumisa y viceversa si que ha habido alguno vez.
Esto fue hace varios años, fuera de España. Estaba estudiando en Alemania, y se celebraba el Carnaval de Köln, más multitudinario que los de Cádiz. El caso es que yo tenía un amigo de España que vivía a 3 o 4 horas de allí y dijimos de encontrarnos en mi ciudad.
Para quién no lo sepa en Alemania puedes beber en cualquier sitio y ese día a las 12 de la mañana ya iba todo el mundo bastante soplado. Todo iba muy bien, el grupo de mis amigos con el grupo de amigos de del chico español. El caso fue que en uno de esos momentos en que unos iban a por cerveza, otros a mear, una marabunta de gente se nos cruzó y me quedé sola con un conocido de mi amigo. Borrachos. Y empezamos irracionalmente a comernos la boca (hubiera dicho a besarnos, pero literalmente fue comerse la boca). Sin móviles, sin saber dónde estaban nuestros amigos, alejándonos de la multitud para cada vez sobarnos más y besarnos con más violencia. Era violencia lo que había. Y ahí estaba yo, de pirata, haciéndole una paja a un monje franciscano en un cajero, coreado por voces en alemán.  Había muchísima gente por todos lados, y donde nos poníamos pensando que había menos gente yo creo que era fruto de nuestra borrachera, y que si nos veían. Tal era la necesidad de sexo que nos fuimos apartando cada vez más, del cajero recuerdo que nos mentimos entre dos coches aparcados (ahí fue tirados en el suelo, porque me caí y tiré de él) y en un recodo de la estación de metro, donde nos llamaron la atención. Hasta entonces solo habían sido morreos y alguno trabajos manuales.

Al final decidimos ir a mi habitación de mi residencia, las posturas fueron básicamente él arriba o la del perrito (no he dicho que el debía pesar cerca de los 95 ó 100 kg. No era mórbido, pero si tenia espalda fuerte, barriga y unas piernas potentes). El me hizo un poco de sexo oral, para empezar el asunto de cama, yo a él lo intenté, pero me daban arcadas al meterme algo en la boca porque seguía muy bebida. Y allí lo hicimos, él me agarraba con fuerza, me hacía daño, me mordía como un animal, apretaba con sus manos mi culo, exprimía con fuerza mis pechos y cuando estaba a cuatro patas me cacheaba el trasero.  En aquel momento no me importó, pero después parecía que me hubiesen pegado una paliza.

Cuando le intenté hacer la segunda vez sexo oral me sujeto del pelo y apretó para su cuerpo para que tragase más, y di una arcada pero no pasó nada. Los besos los acompañaba con mordiscos y lametones por la cara, mofletes labios etc (acabé con la cara escocida de tanto mordiscos)
Fue sexo animal, puramente. No he vuelto a hablar con el chico ese (tampoco hablamos mucho durante nuestro encuentro). Ya para colmo, después de que se corriera, al rato, los dos tumbados en la cama, nos damos cuenta de que no había condón. Y todo su semen chorreándome por el lateral de mi pierna.

¿Alguna vez ha hecho tríos, intercambio de parejas, gangbang, bukkake o cosas por el estilo?
Si, con una amiga y un chico. No fue para nada previsto, fue una noche que salimos de garitos de ambiente, y entre los vinos de la cena, las copas de después, y algún añadido, la líbido estaba bastante alta. Esa chica y yo alguna vez ya habíamos tenido sexo (somos ambas bisexuales). El caso es que entre calentón y calentón pensamos que nos faltaba una tercera pata en el banco. Y nos camelamos a un chavalillo (tenía 5 años menos que nosotras), pero heterosexual, de los típicos que van acompañando a amigos y amigas gays a esos bares. Y de allí a casa fue en un rato. La verdad es que estuvo bien, pero el chiquillo no daba a basto con tanta mujer jaja.

En cuanto al resto… la verdad es que me llama muchísimo la atención el sexo multitudinario, pero me da mucha cosa, ya que no se cómo acercarme a él. Por internet se conoce a mucha gente rara, y no es algo que me seduzca, y tampoco es algo que se comente en una tertulia con tus amigos o conocidos. Por eso, la verdad es que lo tengo como fantasía, ya que me imagino que tanto un gangbang como una orgía o algo del estilo es prácticamente imposible para mi.
Por el lado del Bukkake, no soy remilgada ante el hecho de que eyaculen en mi, pero volvemos al hecho de que no conoces de dónde sale cada hombre, ni sabes su estado de salud. Por eso nunca lo haría con desconocidos.

Maria6

¿Qué opina de las chicas que van sin bragas por la calle?
Pues me parece fantástico. Yo lo hago mucho, sobre todo si voy con vestidito, de los cuales soy una gran defensora. También con pantalones deportivos o mallas. pero con pantalones más recios, como vaqueros y tal, no me siento cómoda, incluso llegando a desagradarme la sensación.
Pero con vestidos es genial, es una libertad absoluta, si que nadie lo sepa. El único fallo que veo es que si lubricas demasiado, te chorrea por la pierna jajaja

¿Tiene o ha tenido alguna vez squirts?
No, nunca, pero me encantaría.

¿Que le diría a los hombres y mujeres que lean su entrevista?
Que disfruten de su sexualidad, que no la vean como un tabú. Disfrutad con vuestra pareja, y si no la tenéis con vosotros mismos. El sexo forma parte importante en el desarrollo del ser humano, SED SEXUALES. y por supuesto que prueben el naturismo.

Si a raíz de esta entrevista le pudiera salir un pretendiente, ¿qué ha de saber de ti y/o cómo te gustaría que fuese?
Bueno, lo principal es que me respeten por ser nudista/naturista y no sean esa persona celosa que no quieren que vean a su “posesión”. Me gusta mirar y que me miren, y me guta sentirme libre de poder hacerlo. En verdad se resume todo a que no sea celos@.
No soy una mujer que exija mucho físicamente a sus parejas. Si pido que sean simpáticas, agradables y amables. Respecto al físico, que se cuiden; y por que se cuiden no me refiero a gimnasio ni que corran 20 kms todos los días, sino que no haya una dejadez de todo el día inactivo en el sofá. A mi no me importan las barriguitas, de hecho tienen su puntito.
Pero de todas formas, a pesar de mi soltería, no busco pareja por aquí. Tengo mis amiguitos y amiguitas donde vivo, y estoy disfrutando mucho de mi cuerpo y de mi libertad en este momento de mi vida.

¿Has viajado? ¿Has tenido sexo viajando?
Pues autobuses y trenes principalmente, porque si coges los nocturno ya apenas hay gente, o están dormidas. De cosas hechas sobre todo masturbación en solitario o compartida. En un tren si que he practicado sexo, ya que en mitad del convoy había un baño gigante, con pestillo. Y de noche, con todos dormidos, pues aprovechamos, pero no es ni como ni nada. Prefiero masturbarnos con una chaqueta encima.

¿Tus tres mayores encuentros sexuales? ¿Porqué lo son?
Bueno, mis top-tres en historias sexuales serían:
-Sexo Salvaje en Alemania
-Trio con amiga y desconocido
-Cualquiera que sea en el campo o playa. Me encanta poder hacerlo al solecito, rodeado de naturaleza.

Bueno, por el morbo, porque me parecen buenas anécdotas sexuales, creo que son buenas historias. Dignas de rememorar.
 

¿Te depilas el vello púbico?
He tenido épocas de rasurarme, pero ya lo llevo corto, rapado al 1. Es poco pelo, no molesta en cuanto a higiene y no tiene los inconvenientes del rasurado. También llevo las ingles brasileñas, con lo que tengo poco pelo abajo.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmak

Quiero ir sin ropa

walking-down-the-street-naked-in-europe-4596

Desde 1978 con la entrada en vigor de la actual Carta Constitucional ya se podía deducir que el nudismo pasaba a ser una más de nuestras libertades.
Así, existía todavía el delito de escándalo público, en el Código Penal, que penalizaba el nudismo. Esta situación llevó a que se establecieran zonas autorizadas, donde el nudismo podía practicarse libremente sin temor a ser sancionado. Este delito fue modificado en 1989 suprimiendo las consideraciones de índole moral, de forma que se ajustara a la Constitución. Así las cosas, todas las autorizaciones de playas o zonas naturistas, se basan en una legislación contraria a la Constitución que fue corregida en 1989 y que posteriormente desapareció en 1995 con la derogación del anterior Código Penal, y la aprobación del actual, en el que ya no está recogido este delito. Sigue leyendo