El Móvil de La Rueda

sin-titulo

Tres etapas para esta posición en la cual el hombre debe girar muy lentamente alrededor de su pareja, sirviéndose de la Pene como de un eje. El ciclo puede ser repetido varias veces y se presta bien a la sexualidad tántrica. Primera etapa: La pareja esta acostada en la posición clásica del misionero, el hombre esta entre los muslos de la mujer y la penetra. Sigue leyendo

El Bukkake

1147px-bukkake-svg

Muchos habrán oído hablar de esta práctica que en los últimos años está arrasando tanto en las relaciones sexuales como en la industria pornográfica. El bukkake se ha afianzado como una práctica heterosexual, pero realmente no deja de ser una práctica sexual asexual, ya que en el centro puede encontrarse tanto una mujer como un hombre; y lo mismo pasa con los eyaculantes que la rodean.

El origen de esta práctica sexual se remonta a la era dinástica japonesa (en torno al siglo VII a. C.), cuando se empleaba el bukkake como castigo sexual a una mujer; comúnmente, se usaba esta práctica para castigar delitos de infidelidad. La población japonesa sostenía el pensamiento de que si la mujer se deshonraba a sí misma entregándose a otro hombre, esta debería ser humillada sufriendo la máxima de su acción. Sigue leyendo

La Fantasía de la Violación

face-1852342_960_720

Puede que de primeras parezca machista que vinculemos a una mujer en la fantasía de la violación. Pero la verdad es que hay más mujeres que fantasean con ellas que hombres, por no decir el sexo masculino no fantasea con ser violado. Hay que diferenciar esta filia, no estamos seguro del nombre ya que por Internet salen varios – la más repetido es raptofilia- con la biastofilia, una atracción sexual ligada a los asesinos o violadores en serie que se basa en sentir excitación al atacar, forcejear y/o asaltar violentamente a otra persona que opone resistencia.

¿En qué se basa pues esta fantasía?
Nos referimos, obviamente, a la que hemos encontrado como raptofilia. Pues simplemente en eso, una fantasía. Esto no significa que nadie fantasee con ser violada en la realidad ni que al salir alguna oportunidad la mujer se ofrezca con los brazos abiertos. No. Más bien se trata de la imagen que algunas mujeres proyectan al ser abordadas sexualmente por algún desconocido por el que aunque lo nieguen sí se sienten atraídas. Y es que el mundo de las parafilias sexuales es amplísimo y alberga fantasías de lo más extravagantes. Tal vez haya algún motivo psicológico por el que alguien pueda fantasear con la violación, pero hay que distinguir de lo que es el morbo hacia una situación con que queramos que pase en la realidad.

Es decir, una historia como la de Cincuenta Sombras de Grey, por poner un ejemplo, excita a muchísimas mujeres por las características del protagonista, del mundo en el que se mueve o por la idea siempre tan atrayente de lo prohibido. Pero eso no significa que queramos tener un jefe que se comporte así en la vida real, ni sentirse despreciada ni azotada duramente en una habitación de cuero. Ni mucho menos que lo aceptáramos o pasáramos por todo lo que pasa Anastasia Steele. Pero sí son miles las mujeres que se han atrevido a probar con su pareja nuevas posturas relacionadas con el BDSM o juguetes eróticos inspirados en la saga literaria.

¿Cómo explicar la fantasía de la violación?
Los psicólogos, psicoanalistas y otros expertos que se han hecho esta pregunta han concluido en tres explicaciones principales.

  • Redimirse: la sexualidad se acompaña muy a menudo de un sentimiento, consciente o no, de culpabilidad. Poniéndose, mentalmente, en escena como una víctima de un acto sexual forzado, nos quitamos la responsabilidad por el placer sentido. La mujer también puede decirse: “Siento placer pero es contra mi voluntad”, explica Michèle Gato, autor del Kama Sutra para hombres, los secretos del placer en femenino (ediciones Leduc. S).
  • Sentirse irresistible: en su imaginación erótica, la mujer visualiza a un hombre forzándola a tener relaciones sexuales con él porque no puede controlar sus ganas por ella, de tan deseable que es.
  • La toma de poder: Sophie Cadalen recuerda que: “el encuentro sexual es un combate inconsciente. Un combate en el que nuestros deseos luchan, en el que cada uno alterna entre la sumisión y el poder”. Así, la fantasía de la violación, donde se mezclan dominio y sumisión, nos permite manejar y controlar el deseo y los roles que juegan cada uno.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que esta fantasía tampoco debe ser necesariamente realizada por aquella que sienta atracción hacia la idea. Muchas fantasías son solo eso, fantasías, y llevarlas a cabo solamente decepciona a quien lo prueba. Si sientes la necesidad de hacerlo, te recomendamos hablar de ello con tu pareja e iniciar la situación poco a poco, con él fingiendo que es otra persona o un desconocido y quizá añadir alguna atadura o mordaza te dé el pego.  

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

Demisexualidad: ¿Soy o no Soy?

Demisexual

La sexualidad entre los seres humanos suele fragmentarse en cuatro partes: la heterosexualidad, la homosexualidad, la bisexualidad y la asexualidad. Son orientaciones bien definidas -algunas más comunes que otras- y están relacionadas directamente con la atracción sexual de una persona hacia otra de su sexo contrario o de su mismo sexo. Sin embargo, de la asexualidad (ausencia de atracción sexual por completo) se desprende una quinta pata que pocas veces está ubicada en el centro de la discusión: la demisexualidad.

Sigue leyendo

El Golpe del Burro

Burro

Es la traducción literal de una práctica sexual que se dió a conocer de forma más extensa en 2004, cuando la actriz pornográfica Gia Paloma lo usó en una de sus películas: El Donkey Punch. No hay que confundirlo con el nombre en clave que se dio internamente en Enron a uno de los planes que diseñaron para manipular fraudulentamente el mercado energético estadounidense a finales de los 90. Sigue leyendo

Postillonage

1413949359

El sexo es cambiante, ha cambiado durante toda la historia y sigue cambiando dentro y fuera de nuestras vidas. Muchos quizá desconozcáis que en la antigua Grecia estaba bien vista la bisexualidad, de hecho no tener una relación homosexual siendo de las altas esferas podía ser considerado incluso una rareza. Una rareza como la vemos hoy, pero a día de hoy siguen siendo muchos los hombres que tienen miedo a este tipo de relaciones o lo que le puede acercar a esa sensación: el sexo anal. Pero ya hemos hablado del sexo anal, aquí leeréis sobre el Postillonage.

Sigue leyendo