BDSM y Matrimonio V: El Castigo

Hola de nuevo expectantes seguidores de esta sección. El año termina, y uno nuevo está a punto de empezar. Un año lleno de aventuras, expectación, asombro e incertidumbre. Atrás quedarán las comilonas, las fiestas y los excesos. Arrancamos aportando en esta sección a la parte menos deseada, mayormente, por los/as Amos/as: los castigos. Decimos mayormente porque pocos Dominantes disfrutan realmente impartiendo un castigo sin motivo alguno, pero una vez aplican dicho castigo se sienten muy motivad@s y engrandecid@s. Sigue leyendo

BDSM y Matrimonio IV: Órdenes

hotpants wedding dress

Bienvenidos a nueva nueva entrega dónde aprenderás a saber cómo hincharle el diente y moler a palos excitar a nuestra pareja en vuestro nuevo concepto sexual. Es de vital importancia que estos juegos sean consensuados, nunca forzados. Sino, el éxito no será el mismo y nos podremos encontrar que si existía una mínima posibilidad de agrado se esfume como lo hace nuestra minuta en los bolsillos del pantalón. Bien, vamos allá.

Sigue leyendo

BDSM y Matrimonio II: Juegos sin cama.

708_1000

Volvemos a la carga tras una semana intensa, retomando el siguiente tema que ya teníamos listo: un ejemplo más de juegos de dominación y sumisión que nos hará de las tareas del hogar un juego divertido.
Para ello a nuestra pareja le asignaremos algo a hacer: pasar la escoba, la aspiradora, fregar los platos, cocinar, limpiar el baño… lo que más nos apetezca pero que sea una única tarea. ¿Porqué una tarea del hogar? Para desvincular los juegos sexuales de la cama, de que todo puede ocurrir en cualquier momento y que, si se hace  bien, tiene su recompensa.

Sigue leyendo

BDSM y Matrimonio (I)

boda

Arrancamos esta nueva aventura llena de emoción, suspense e intriga. Desconocer lo que nos puede deparar una etapa nos motiva a la vez que nos asusta. Pero somos valientes y vamos a seguir adelante truene, nieve o granice. Eso sí, si se cae el servidor ya no es culpa nuestra.
Así que… ¿por dónde empezar? Pues es fácil, sencillo, es más, todos lo hemos intentado, o lo hemos sufrido alguna vez, ¡por detrás y a la fuerza! y si no le gusta ¡que se joda!. Ui, ui, ui… se nos han pegado un par de neuronas malcriadas y desbocadas. 

Sigue leyendo